Pedagogía de la esperanza

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 352 (87912 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
traducción de
STELLA MASTRANGELO
PEDAGOGÍA DE LA ESPERANZA
Un reencuentro con la Pedagogía del oprimido
por PAULO FREIRE

prólogo de
hurtado
notas de ANA MARÍA ARAÚJO FREIRE[pic]
siglo veintiuno editores, s.a. de c.v.
CERRO DEL AGUA 248, DELEGACIÓN COYOACÁN, 04310, MÉXICO, D,F.
siglo veintiuno de españa editores, s.a.
PRÍNCIPE DE VERGARA 78 2» DCHA. MADRID, ESPAÑA
PRÓLOGO

edición al cuidado de Josefina anaya portada de maría luisa martínez passarge

primera edición en español,1993 cuarta edición en español, 1999 © siglo xxi editores, s.a. de c.v. isbn 968-23-1899-8

primera edición en portugués, 1992 © paz e terra, río de Janeiro

derechos reservados conforme a la ley
impreso y hecho en méxico/printed and made in mexico
Fue en el año 1977; Francisco Gutiérrez, connotado comunicador y educador, organizó un seminario en San José, Costa Rica, para compartir con PauloFreire y otros invitados la propuesta y la práctica de su "Metodología del lenguaje total". Raúl Leis de Panamá y yo participamos del privilegio de compartir esa inolvidable experiencia, que nos permitió conocer personalmente a Paulo, tanto en foros académicos en la universidad como en reuniones de intensa discusión con el equipo de Francisco, así como en largas, informales y muy humanasconversaciones, mientras viajábamos por las entonces polvosas carreteras de Talamanca en la costa atlántica de Costa Rica. Nacho Santos, mexicano radicado en ese entonces en aquel bello país, colaboraba en el equipo que aplicaba el "lenguaje total" en aquella apartada región.
Conducía el carro, mostrándonos las comunidades triétnicas y el hermosísimo paisaje y explicándonos los primeros estragos que enla vida, cultura y economía de los habitantes de la zona y en la ecología de aquella región causaba la "invasión" creciente de las compañías de explotación turística.
Así también tuvimos la oportunidad de conocer a Paulo "en mangas de camisa", recordando vivencias, como cuando conversamos sobre el tema de la experiencia que tuvo Paulo cuando, hacía muchos años, estuvo a punto de ahogarse enalguna playa de Brasil. El tema de la vida y la muerte y el tránsito de un estado a otro nos hicieron filosofar un buen rato sobre el sentido de la Vida, el compromiso y la trascendencia mientras saboreábamos algunas frutas aderezadas con el polvo de aquellos apartados caminos vecinales.
En toda esa inolvidable experiencia fuimos conociendo al profundo, auténtico, tierno y comprometido ser humanoque envolvía y cobijaba al intelectual y pedagogo de los oprimidos que a tantos y tantos nos había hecho abrir los ojos, la mente y el corazón, mirando de nuevas maneras a los más desprotegidos, a los explotados de siempre.
Paulo Freire es fundamentalmente, para mí, el ser humano más humano que he conocido, y por ello quiero hablar tanto de él como de su obra.
Su obra había llegado a México afinales de los sesenta, causando un gran impacto en un país que "despertaba" —aunque, a decir verdad, nunca estuvo dormido— de una especie de letargo prolongado, en el que la "estabilidad", la "paz social" y el "desarrollo" del partido-gobierno habían quedado seriamente cuestionados por la crisis del 68.
En ese México agitado y fértil por la sangre del 2 de octubre en Tlatelolco, laspropuestas de Paulo Freire germinaron de inmediato en muchísimos estudiantes, profesores, intelectuales, religiosos y reli-

[i]

111

giosas, miembros de organizaciones no gubernamentales y de movimientos sociales, que encontrábamos en sus sugerentes propuestas políticas teóricas y pedagógicas...
tracking img