Pedagogia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 46 (11417 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Seminario de Temas
Selectos de Historia
de la Pedagogía
y la Educación II

Programa y Materiales

de Apoyo para el Estudio

Programa para la Transformación
y el Fortalecimiento Académicos
de las Escuelas Normales

México, 2002

Introducción

Las pruebas del oficio*

François Dubet y Marie Duru-Bellat

Introducción

Desde los años 50 del siglo XX, Francia concibió unasecundaria destinada a todos, que preservando el modelo de la excelencia escolar reservada a una élite, estuviera abierta al mismo tiempo a todos los alumnos. Esta decisión no carecía de grandeza, yuxtaponía dos formaciones muy diferentes: una en humanidades clásicas y otra como antecedente para las profesiones industriales y comerciales. Pero ahora se tropieza con desigualdades escolares y sociales,las pruebas y las dificultades de los maestros, el malestar de los alumnos, su apatía, y a veces su violencia. La secundaria no es la escuela primaria ni el liceo de antes, cursar la secundaria es afirmar la vocación para ese nivel del sistema escolar, es buscar una identidad propia, definir los límites de una cultura común, imaginar otras maneras de organizar el trabajo de los alumnos y de losmaestros. Esta elección no puede emanar únicamente del mundo escolar, no puede resultar únicamente del conocimiento de los expertos; apela a más política y a más democracia, menos prudencia quizá y debates más razonables.

¡Extraña pasión aquella que une a Francia y a su escuela! La cantidad de obras, el raudal de polémicas, el número de reformas emprendidas o abortadas lo atestiguan. Asumimos estapasión tantas veces proclamada, la asumimos muy bien, incluso estamos un poco orgullosos de ella: ¿acaso no son parte integrante de ese “genio francés” – que haría de nosotros un pueblo de gran cultura, que sabe conjugar los valores universales el juego meritocrático y la afirmación nacional? La identificación de la escuela con la cultura y la nación es tan fuerte que no hay postura que[1] seadopte sobre los programas o un incidente escolar sin desencadenar una polémica sobre los principios fundadores de la República y de la democracia y una ráfaga de editoriales y de manifiestos. La pasión escolar nos proporciona el gusto por las querellas teológicas y por las guerras de religión, y algunos hasta juzgarán que es cosa buena.

Al mismo tiempo, esta pasión raramente desemboca enverdaderos debates. Hace ya mucho tiempo que los responsables de la política aprendieron la prudencia y aunque sucede que uno se sorprenda por la torpeza de tal o cual ministro, los debates escolares ya no organizan enfrentamientos políticos. Las minutas parlamentarias son bastante discretas al respecto y tanto la derecha como la izquierda saben por experiencia lo que pueden perder sobre este terrenominado. La prudencia de unos y la vehemencia de otros no dependen solamente de un sentido bien entendido de las posturas ni de los grandes principios poco controvertibles y hacen imposible todo debate pragmático. Si bien la defensa del saber y de la cultura sigue siendo prioritaria, esta convicción no pertenece sólo a los mandos, también constituye un mosaico de intereses contradictorios que están enjuego. Los padres, que son quienes menos opinan, defienden ante todo una escuela que permita que sus hijos se coloquen, y como todos aquellos que le deben su posición a sus diplomas, defienden ante todo una escuela que dé legitimidad sin falla a las jerarquías sociales. Por su parte los maestros se apasionan con razón por una escuela donde se juegan su identidad profesional y sus condiciones detrabajo. La imbricación de las pasiones y de los intereses no es de ninguna manera antagónica, pero es de tal manera táctica y equívoca que la instauración de un debate democrático sobre la escuela parece un desafío imposible o una apuesta singularmente ingenua. De cierta manera, este libro apuesta por la ingenuidad: se basa en la convicción de que es a la vez necesario reformar la secundaria y...
tracking img