Pedro paramo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (517 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Resumen

Cumpliendo la última voluntad de su madre, Juan Preciado acude a Comala para conocer a su padre, Pedro Páramo. Una vez allí lo que encuentra es un pueblo deshabitado, donde el estupor delprimer contacto con los escasos vecinos con los que se encuentra deja paso a la conciencia de que está rodeado de fantasmas. Juan Preciado acaba muriendo presa del miedo y desde su tumba aún puede oírlas voces de los difuntos que refieren sus propias historias y la de su padre, el cacique todopoderoso que sume a Comala en desgracia al morir su gran amor, Susana San Juan.



Los relatos de Elllano en llamas comparten con Pedro Páramo un mismo espacio (el mísero mundo rural del estado mexicano de Jalisco), las mismas coordenadas históricas (todos ellos ocurren en el segundo cuarto desiglo, con la revolución mexicana, la rebelión de los cristeros y la represión subsiguiente) y el mismo espíritu de extrañamiento ante la desolación en la que vive el ser humano, víctima de la violencia yde la soledad.
Fragmento

"«... Todas las madrugadas el pueblo tiembla con el paso de las carretas. Llegan de todas partes, copeteadas de salitre, de mazorcas, de yerbas de pará. Rechinan susruedas haciendo vibrar las ventanas, despertando a la gente. Es la misma hora en que se abren los hornos y huele a pan recién horneado. Y de pronto puede tronar el cielo. Caer la lluvia. Puede venir laprimavera. Allá te acostumbrarás a los ‘derrepentes', mi hijo.»

Carretas vacías, remoliendo el silencio de las calles. Perdiéndose en el oscuro camino de la noche. Y las sombras, el eco de lassombras." (p. 52)

"De los ranchos bajaba la gente a los pueblos; la gente de los pueblos se iba a las ciudades. En las ciudades la gente se perdía, se disolvía entre la gente. «¿No sabe ónde me darántrabajo?» «Sí, vete a Ciudá Juárez. Yo te paso por doscientos pesos. Busca a un fulano de tal y dile que yo te mando. Nomás no se los digas a nadie.» «Está bien, señor, mañana se los traigo.»" (p. 244)...
tracking img