Pena de muerte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2732 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pena de Muerte

Antecedentes
A. Constitución de 1824 La pena de muerte, entendida en un sentido amplio, es historia antigua de la justicia penal en nuestro país. Los documentos más antiguos dan cuenta de su aplicación. Sin remontarnos a épocas prehispánicas, veamos el trato que se le dio en las Constituciones que han estado vigentes en México.
La Constitución de 1824 no contenía referenciaalguna sobre la pena de muerte; sin embargo, este silencio no significa que estuviera ausente de la normatividad penal que regía en la República y que no se aplicara y ejecutara en la realidad. Lo único que denota es que la garantía constitucional, consistente en que la pena capital no se podría aplicar salvo en casos de excepción, no estaba inscrita en esta ley suprema y que, por ende, ellegislador ordinario tenía plena libertad para prescribirla.

Antecedentes de la Constitución de 1857

a) El primer antecedente de la Constitución de 1857 que prevé una norma sobre la pena de muerte es el Segundo Proyecto de Constitución Política (del 2 de noviembre de 1842), que la incluye en la fracción XXII del artículo 13. Dicha fracción disponía: Para la abolición de la pena de muerte, seestablecerá a la mayor brevedad el régimen penitenciario; y entre tanto queda abolida para los delitos puramente políticos, y no podrá extenderse a otros casos, que al salteador, al incendiario, al parricida y al homicida con alevosía o premeditación.

Este texto es muy similar al que se aprobó, como artículo 23, en la Constitución de 1857, pues en él ya se condicionaba la abolición de la pena de muerteal establecimiento de un régimen penitenciario seguro.

b) En las Bases Orgánicas de la República Mexicana (publicadas por bando nacional el 14 de junio de 1843), el artículo 181, en un texto muy concreto y muy simple, en el que no se señalaban los casos a los cuales pueda aplicarse la pena de muerte, prescribía: “La pena de muerte se impondrá sin aplicar ninguna otra especie de padecimientosfísicos que importen más que la simple privación de la vida”.

c) En el proyecto de Ley de Garantías, presentado por José Ma. Lafragua al Congreso Constituyente, 12 OLGA ISLAS DE GONZÁLEZ MARISCAL en la sesión del 5 de abril de 1847,1 el artículo 27 señalaba como garantía la abolición de la pena de muerte, con la salvedad de que mientras fuesen establecidas las penitenciarías, podría aplicarse“únicamente al traidor a la independencia, al salteador, al incendiario, al parricida, y al homicida con alevosía, siempre que haya una prueba de todo punto pleno, y que no concurra ninguna circunstancia atenuante”. Este texto no hace ninguna alusión a los delitos políticos y sí, en cambio, por primera vez, consigna la pena de muerte para los traidores a la independencia.

d) El Estatuto OrgánicoProvisional de la República Mexicana (del 15 de mayo de 1856) estableció, en los artículos 56 y 57, las medidas relativas a la pena de muerte. El primero postulaba: La pena de muerte no podrá imponerse más que al homicida con ventaja o con premeditación, al salteador, al incendiario, al parricida, al traidor a la independencia, al auxiliar de un enemigo extranjero, al que hace armas contra el ordenestablecido, y por los delitos puramente militares que fija la Ordenanza del ejército. En su imposición no se aplicará ninguna otra especie de padecimientos físicos.

Como se advierte, se trata de un texto casi igual al Proyecto de Lafragua, al explicitar los delitos a los que podría aplicarse la pena de muerte y no indicar nada sobre los delitos políticos. No establece, como condicionante de lapena, la creación del sistema penitenciario, que era una de las preocupaciones primordiales en esos momentos, y por primera vez hace alusión a cuestiones de carácter militar.

El artículo 57 consignaba disposiciones de carácter procedimental que, aunque importantes, pudieron haberse dejado a la legislación secundaria. Textualmente precisaba: “Ni la pena de muerte, ni ninguna otra grave,...
tracking img