Pensamiento infantil

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2981 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PEDAGOGÍA DEL ABURRIDO Escuelas destituidas, familias perplejas
Cristina COREA e Ignacio LEWKOWICZ
Editorial Paidós, Buenos Aires, 2004

CAPÍTULO 8 ¿EXISTE EL PENSAMIENTO INFANTIL?1 Ignacio Lewkowicz I La infancia ha variado. Cuando tratamos de entender qué son los niños nos encontramos con papeles ya obsoletos, con bibliografía que se refiere a una realidad que no es la que nos convoca desdelos chicos reales. Nuestros conocimientos se encuentran con que lo real de ha desplazado o, más precisamente, se va escapando. Por eso se trata de situar un recorrido para situarnos en el hecho de que estamos en ese recorrido, tratando de entender qué son los niños hoy. Hay una idea de Spinoza que es muy impresionante y muy sencilla. Dice: “el concepto de perro no ladra”. Y es verdad, el conceptode niño no es un niño. Con el concepto tenemos buena chance de perderlo. El concepto no ladra. Con el concepto sobreimponemos una representación a lo real para después exigirle a lo real que se comporte según la representación. Niño, se supone que si eres niño tal y tal cosa. Pero si hay algo que no hacen los niños es hablar desde el concepto. Algo va variando, y eso que varía se le va escapandoal concepto, lo cual no significa que conceptualizar sea inútil. El concepto es instrumento, pero no es saber, no es captura de esencia, no es determinación de lo real. En nuestra perspectiva, la variación histórica es esencial, no es de apariencia, de forma o de decorado, es constitutiva de los modos de ser, de hacer y de pensar. La historia de la infancia no es la historia de los accidentes quele sobrevienen a una sustancia que se llama infancia sino distintos modos de constituir algo con la carne humana en los primeros años de la vida. Infancia y adolescencia son construcciones históricas que se configuran y se desplazan una y otra vez. II Los dispositivos modernos trabajan sobre modelos institucionales. Por eso al pensar la infancia espontáneamente la situamos como institución: porquelo que llamamos infancia emite a una serie de instituciones que la producen y albergan. Una pintora rosarina que vive en Venecia pinta niños, situaciones de niños que son muy raras: son de niños y sólo niños. Y cuando digo “solo de niños” no estoy diciendo “sin adultos”, porque el “sin” de “sin adultos” enuncia que falta algo, y lo que ella pinta no son niños a los que les faltan los adultos, niniños que festejan que no están los adultos. Esas pinturas son sumamente inquietantes, no porque tengan algo siniestro, algo provocador o algo oscuro, sino porque expresan algo que se le escapa al pensamiento. Son niños, y solo niños. Están jugando, están haciendo, están caminando,
1

Charla en el Colegio de Psicólogos de Buenos Aires, 11 de octubre de 2003.

están pensando: son chicos. Elinquietado es uno, el sujeto moderno que inmediatamente sitúa al niño en la familia o en la escuela, que concibe la infancia como una institución entre las instituciones familiar y escolar. Lo inquietante en los cuadros es que esos niños, no son hijos ni alumnos, que son los predicados espontáneos con los que rodeamos a los chicos. Ante todo, un niño es un hijo o un alumno, pero ésa no es unanominación desde el niño sino desde la institución que los produce como tales. La familia produce al chico como hijo; la escuela, como alumno. Y la superposición de hijo y alumno es lo que espontáneamente llamamos niño. Ahora, con esa concepción ya empezamos a excluir a la voz de los niños porque el niño es hijo sólo en relación con un padre y es alumno sólo en relación con un maestro. Y en principio,ese niño que es hijo, lo es en tanto todavía no es padre, o ese niño que es alumno, lo es porque todavía no es maestro. Ese niño está afectado institucionalmente por un tiempo que es el “todavía no”; lo llamamos latencia si referimos ese “todavía no” al desempeño sexual, pero en principio está caracterizado por el tiempo potencial del después. Michael Foucault decía que la sociedad moderna...
tracking img