Pensar y filosofar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2075 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 2 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PENSAR Y FILOSOFAR: UN INTENTO DE CONCILIACION

¿Es la filosofía una disciplina extraña a la vida?

Cabe, para abrir el presente ensayo, ponernos de acuerdo en una premisa antes de abordar el tema que nos ocupa, a saber: la ciencia, en cuanto a conocimiento racional del mundo, ha superado ampliamente a la filosofía y, por ende, de esta no queda más por hacer que la escrupulosa revisión desiglos de preguntas y respuestas. Y esto conviene a la filosofía porque, lejos de recluirla en bibliotecas sepultadas de polvo, hoy por hoy sus inquisiciones, cada vez que un gran espíritu se propone desentrañarlas, adquieren un carácter renovador que hace de esta disciplina, paradójicamente, algo actual y algo actuante. Es inútil, incluso risible, elaborar defensas argumentales altamenteeruditas sobre una cuestión que el siglo de la técnica ha dejado resuelta: es necesario no contraponer la filosofía a la ciencia porque es en ese estado de solitud donde toma su valor para los pocos que, felizmente, se atreven a transitar por sus laberínticas indagaciones.

“Los filósofos nacen como los poetas, aunque en menor número” escribe Schopenhauer. Sin embargo –y es un pecado imputable a lamedida de progreso que los tenderos, los otros, los muchos, en una palabra, los filisteos del espíritu han levantado como el modelo a seguir- hay quien estudia filosofía por las mismas motivaciones que tiene un pobre diablo para estudiar Administración de Empresas o Contaduría o Medicina. Por eso detesto la academia, por eso estoy tan alejado de ella. Los universitarios de hoy idiotamentepretenden enriquecerse de la cátedra como un médico lo hace en una cirugía estética, un contador de una fraudulenta operación o un administrador de la gestión eficiente por años al frente de una compañía. Pretenden (y en ello radica mi principal objeción a aquellos egresados de filosofía) recaudar un capital a punta de impartir lecciones cuadriculadas de Historia de la Filosofía y formar en susfacultades comerciales, en el mejor y más decente de los casos, peritos en filosofía, pero no filósofos. Y es esa actitud del filisteo, sobretodo en las últimas décadas, la que ha granjeado lo que en las líneas de este escrito siempre incompleto denominaré Depresión de la filosofía, depresión que tristemente ha degenerado en el alejamiento sucesivo del quehacer filosófico con respecto a su primerafuente de nutrición, que es la vida. Tal depresión es verificable en dos sentidos: cuando alguien, al escuchar la palabra “filosofía” imagina un mamotreto irreflexivo de libros y libros escritos en un castellano extraño, en una anárquica codificación de raíces griegas y latinas con algunas declinaciones del alemán clásico… algo totalmente inasible al lego, totalmente ininteligible al iniciado ydifícilmente expresable al diletante, al que quiere fraternizar con las primeras líneas. Y en otro sentido –el más triste, a mi parecer- cuando los problemas de la filosofía en la práctica se excluyen de la vida, se expulsan de la cotidianidad y la medianía de las gentes –las populosas muchedumbres que a diario transitan instintivamente por calles y avenidas, yendo y viniendo de un lugar a otro movidaspor afanes animales como crecer, reproducirse, acaparar algo de dinero y morir- viven tan natural como el mulo o la lombriz. La medianía de las gentes vive sin examen, sin preguntarse, y esa ausencia de reflexión es una consecuencia inmediata de la zanja abismal que los doctores de filosofía con esmero y arduo trabajo fueron provocando paulatinamente.

“Un alma humana vale por todo eluniverso, ha dicho no sé quien, pero ha dicho egregiamente” escribe Unamuno. Es ese hombre específico, ese hombre individuado, el que me interesa contemplar. Cuando ese hombre común y corriente siente que su sistema de creencias se rompe, que su tierra firme se mueve, es cuando se pregunta. Y esa pregunta, por pequeña e ingenua que sea, justifica los siglos de historia de la filosofía. Y, a su vez,...
tracking img