Peoncio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (631 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
APUROS

Una tarde, después de sacar a pasear el ganado, me dispuse a matar a una cabra para cenar. Al principio no podía elegir cual, ya que la usaría también para hacerme una vestimenta,pero al observar un rato, descubrí, entre tantas, que había una que tenía el pelo grande, y parecía que abrigaría mucho. La cogí y me encaminé hacia la choza.

Al llegar, pensé que podía encender unfuego y calentar la carne de cabra, pero no sabía como, y pensando estuve durante mucho tiempo hasta que al final inventé una forma: Cavaré un hoyo, lo rellenaré de palos y encenderé un fuego. Así lohice.

Al cabo de un rato, ya había terminado de hacer el hoyo y conseguido un buen fuego, fui a coger la cabra. De repente me encontré que la cabra no estaba y me dije a mi mismo: ¿Cómo hepodido ser tan tonto? Con tanto pensar, he dejado la cabra suelta, y no la he matado, ¡Se ha ido! En ese mismo momento pensé: “Iré al establo y cogeré otra”. Cogí el hacha y fui al establo.

Alllegar escogí una de las cabras y me aseguré de matarla al instante para que no se pudiera escapar, me la cargué al hombro y fui para la choza. Cuando llegué, puse la cabra en el suelo y ladespellejé, la piel la puse dentro de la choza y de la carne cogí un trozo para cenar y lo otro lo guardé. Fui hacia el fuego y cuando llegué estaba apagado, me enfadé mucho y me empezó a doler la cabeza, tuveque recurrir al curandero, y el con un hueso y una estaca me hizo un agujero en la cabeza, en ese momento me desmayé. Por suerte sobreviví, pero no se si la cabeza me duele menos ahora.Cuando recuperé el conocimiento, estaba en mi casa, solo, y al despertarme y retomar lo que estaba haciendo, me volví a encontrar que la cabra ya no estaba, entonces me cabreé tanto que cogí la piedra desílex que había tallado unos días antes y maté a todas las cabras que tenía, algunas pequeñas y algunas grandes las llevé todas a la choza. Cuando llegué, fui despellejándolas una a una, y cuando...
tracking img