Perenganito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5371 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 24 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
La“Educaciónsocialista”en México

Cuando se analiza la experiencia de la “educación socialista” de los años treinta en México, se suele hacer desde un punto de vista bastante abstracto; es decir, se parte del presupuesto –correcto- de que no puede haber educación socialista en una sociedad capitalista, se señala que México no era un país socialista, y se saca la contundente conclusión de que noera posible una educación verdaderamente socialista en el México de Cárdenas. Así, la llamada “educación socialista” no podía ser otra cosa que demagogia o mistificación. Ahora bien, no voy a negar que esa política educativa tenía de hecho un fuerte elemento ideológico –mistificador, si se quiere-; con todo, me parece imposible comprenderla si no la tomamos en serio como un intento por cambiarradicalmente el sistema educativo mexicano y, a través del sistema educativo, por estimular y apoyar el proceso de cambio social. Es decir, no se puede ubicar correctamente a la educación socialista sin hacer un análisis general del cardenismo. Desde luego, aquí no vamos a intentar un análisis profundo del cardenismo; pero importa tener en cuenta que cualquier estudio serio de la educación socialistaimplica una cierta interpretación del cardenismo en su conjunto.
México en 1933 era un país en una situación de crisis bastante grave. No solamente el impacto de la depresión mundial era fuerte, con el derrumbe del valor de las exportaciones y el regreso de los braceros de Estados Unidos, sino que el régimen surgido de la Revolución parecía haber perdido el rumbo. Durante el Maximato el grupocallista caía cada vez más en el descrédito y la corrupción. He dicho en otro lugar2 que para mí el cardenismo tiene que ser visto como un producto de una auténtica crisis social y política; una crisis que, si bien no era revolucionaria, sí amenazaba los fundamentos del régimen político existente. Es necesario insistir en esto, porque todavía existe una fuerte tendencia a ver el surgimiento delcardenismo como una mera disidencia dentro de un régimen institucional establecido. Sin embargo, en 1933 el régimen de la Revolución Mexicana todavía no estaba plenamente establecido; su institucionalización era aún bastante incompleta, y no se podía descartar la posibilidad de una ruptura abierta que echara abajo todo el sistema. Esta crisis abrió el camino a nuevos sectores, grupos interesados encambio de mayor alcance; reformas, si se quiere, pero reformas de real significado histórico, y no meros paliativos.
Estos sectores, agrupados en torno a Cárdenas, también tenían más íntimas conexiones con los movimientos populares de masas, los cuales así llegaron a tener una mayor influencia en el poder que en cualquier otro momento de los últimos sesenta años. El radicalismo cardenista, en otraspalabras, no se puede equiparar con los vaivenes sexenales de la política oficial que después se convirtieron en norma: como la inflexión a la “izquierda” de Ruíz Cortines a López Mateos, o de Díaz Ordaz a Echeverría. Su significado es mayor, y sus consecuencias tenían mayor trascendencia histórica. Esto vale tanto para la política educativa como para los demás ramos de la actividad gubernamental.En muchos campos de la política social, como por ejemplo en la reforma agraria, la obra de Cárdenas
consistió en iniciar o en acelerar programas que antes no existían o se habían aplicado de manera muy
limitada. En la educación popular no fue así; de hecho, la política general de la llamada “dinastía
sonorense”, notable por el carácter restringido y parcial de sus iniciativas reformistas, elesfuerzo
desarrollado en materia educativa parece excepcional. El régimen caudillesco, bonapartista, de
Obregón y Calles, como bien señala Arnaldo Córdova, se basaba en la necesidad de una “política de
masas”;4 pero no podía o no quería pagar el precio necesario para convertir sus maniobras populistas en
un “pacto social” duradero, el fundamento de un orden institucional estable; esto solamente con...
tracking img