Perseverancia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3189 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La perseverancia
La perseverancia en el esfuerzo por cristalizar deseos rectos nos lleva a desarrollar talentos, a alcanzar nuestras metas espirituales y a prestar servicio a los demás.
De la vida de Heber J. Grant
A lo largo de su vida, Heber J. Grant se esforzó diligentemente por superarse, puesto que creía que “toda persona puede mejorar día tras día, año tras año y lograr tener mayorcapacidad para hacer las cosas con el paso de los años”1. Se le conoció por su perseverancia, y se dijo de él que “nunca criticaba las debilidades de otras personas, sino que luchaba por eliminar las suyas propias”2. Contó lo siguiente de una etapa de su juventud en la que puso de manifiesto la cualidad de la perseverancia:
“Cuando me uní a un club de béisbol, los niños de mi propia edad y un poco másgrandes jugaban en el primer equipo, los menores, en el segundo, y los más pequeños, en el tercero, que era donde yo jugaba. Las razones por las cuales pertenecía a esa categoría se debían a la dificultad que tenía para lanzar la pelota de una base a la otra, y porque me faltaba la necesaria fortaleza física para correr o batear bien. Cuando recogía la pelota, los niños generalmente me gritaban:‘Tira eso acá, debilucho’. Mis compañeros de infancia se divertían tanto a costa de mí que juré solemnemente que jugaría al béisbol con los nueve que ganarían el campeonato del territorio de Utah.
“Mi madre mantenía huéspedes para ganarse el sustento, y yo les lustraba las botas hasta que pude ahorrar un dólar con el que me compré una pelota de béisbol. Pasé horas y horas tirando la pelota contrael granero de un vecino (Edwin D. Woolley), lo cual hizo que él se refiriera a mí como al niño más perezoso del Barrio Trece. A menudo el brazo me dolía tanto que no lograba conciliar el sueño de noche; pero seguí practicando y finalmente logré colocarme en el segundo equipo de nuestro club. Más adelante, me uní a un club mejor, y por fin jugué con el equipo que ganó el campeonato del Territorio.Habiendo cumplido la promesa que me había hecho a mí mismo, me retiré del ambiente beisbolístico”10.
Más adelante, el presidente Grant reconoció que había “desperdiciado en cierta forma” las “horas, los días, las semanas y los meses” que había pasado tirando la pelota contra el granero de su vecino. Dijo: “Me conmueve pensar que yo no me haya… dedicado a una ocupación más elevada de la que minaturaleza era capaz… sin embargo, hubo una meta que alcancé con mi experiencia como beisbolista, concretamente, la de haber cumplido la promesa que me había hecho a mí mismo”3.
El joven Heber J. Grant también perseveró tenazmente hasta que aprendió a jugar a las canicas, mejoró su conocimiento de gramática y llegó a ser un excelente calígrafo.
Habiendo aprendido en la juventud el poder de laperseverancia, continuó aplicando ese principio a medida que avanzaba en edad. Por ejemplo, tomó la resolución de aprender a cantar. De ello recordó: “Desde cuando era un niño de nueve años, intenté cantar. Lo intenté una y otra vez sin ningún éxito evidente. Cuando tenía unos cuarenta y tres años de edad, tuve un secretario particular que tenía una hermosa voz de barítono. Le dije que daría cualquiercosa en el mundo si tan sólo pudiese cantar una melodía bien, ajustándome al tono. Él rió y me dijo: ‘Cualquier persona que tenga voz y perseverancia puede cantar’. De inmediato le nombré mi maestro de canto.
“Mis lecciones de canto comenzaron aquella noche. Al cabo de dos horas de práctica, todavía no me era posible cantar ni una línea de la canción que había estado practicando. Tras haberpracticado esa canción más de cinco mil veces, intenté cantarla en público y lo hice de un modo espantoso. La practiqué durante otros seis meses. Ahora aprendo una canción en unas pocas horas”4.
El presidente Grant tomaba de buen grado sus esfuerzos por aprender a cantar y no permitió que sus errores, ni la risa ni la crítica de los demás le hiciesen desistir de su propósito. En un discurso a los...
tracking img