Phineas gage

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1251 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Phineas Gage fue un individuo célebre y que será recordado siempre en los anales de la medicina.
¿Por qué?
Bueno, principalmente porque gracias a él tenemos ahora una comprensión más clara del papel que juegan algunas estructuras cerebrales en nuestra conducta, en la forma en que pensamos y en los hilos que mueven nuestros sentimientos.
Gage fue uno de los primeros casos documentados de dañocerebral, una leyenda en los anales de la neurología. Era un trabajador de los ferrocarriles y se encargaba, junto con otros, de abrir camino a las vías del ferrocarril. Para ello, practicaban agujeros en las rocas y los llenaban con dinamita.
El 13 de septiembre de 1848, Gage trabajaba en un grupo que abría paso para la línea del ferrocarril que corría cerca de Cavendish, Vermont. Phineas Gage,que entonces tenía 25 años, preparaba una de las cargas explosivas cuando una chispa hizo que la dinamita estallara, ocasionando que una barra metálica saliera volando y se le clavara en la mejilla. El otro extremo salió por la parte superior del cráneo, en el punto donde se unen los huesos parietales. La barra metálica fue recuperada varios metros más allá de donde quedó tendido Gage, llena desangre y trozos de cerebro. El trozo de metal medía más de un metro y tenía poco más de 3 centímetros de diámetro.
Sorprendentemente, Gage fue capaz de hablar y caminar a los pocos minutos de ocurrido el accidente. Lo sentaron en una carreta tirada por mulas y así llegó al lugar donde vivía. Fue atendido por Harlow, el médico local. Éste tuvo que remover los trozos de hueso que aún quedaban cercadel orificio de salida y unió los que quedaban.
Tras pocos días, la herida expuesta de Gage en la parte superior de su cabeza se infectó con hongos y cayó en coma. La familia, advertida de que el desenlace sería, con toda probabilidad, fatal, comenzó a hacer los preparativos para el entierro. Sin embargo, Gage se recuperó. Harlow drenó 8 onzas de pus (unos 250ml) de la herida en la cabeza bajo elcuero cabelludo y para enero, Gage llevaba ya una vida normal.
Harlow reportó el caso de Gage en un artículo publicado en el Boston Medical and Surgical Journal, pero la noticia fue tomada con escepticismo debido a que nadie creía que alguien pudiera sobrevivir a tales heridas.
Esta es la descripción que hizo Harlow de las heridas sufridas por Gage:
[La barra de hierro] penetró el cráneo yatravesó el lóbulo izquierdo del cerebro, y salió a través de la línea media, en la unión de la sutura coronal y las suturas sagitales, lacerando el seno longitudinal, fracturando el hueso parietal y el frontal de forma extensa, lesionando porciones considerables del cerebro y haciendo que el ojo izquierdo se saliera de su órbita, casi la mitad de su diámetro.
Un segundo artículo fue publicado en 1850por Henry J. Bigelow, un profesor de la Universidad de Harvard. Reportó que Gage se encontraba bastante recuperado, mental y físicamente. Dado que el primer reporte (el de Harlow) fue tachado de ser una farsa, durante los siguientes 20 años se le dio el crédito a Bigelow por la publicación del caso, que fue aceptado ampliamente por la comunidad médica.
Según Harlow, Gage conservó todas susfacultades intelectuales, pero la esposa del paciente y algunas otras personas cercanas a Gage notaron dramáticos cambios en su personalidad. No fue sino hasta 1868 que Harlow documentó las “manifestaciones mentales” de las lesiones que había sufrido Gage. El Reporte fue publicado en the Bulletin of the Massachusetts Medical Society:
Sus jefes, quienes lo consideraban el trabajador más eficiente ycapaz antes de accidente, dijeron que los cambios que había sufrido eran tan marcados que no le darían nuevamente su antiguo trabajo. Era inestable e irreverente, dado a la más grosera conducta, profano, manifestaba escaso respeto por sus iguales, impaciente y dado a no escuchar consejos cuando algo se oponía a sus deseos. También se mostraba pertinaz y obstinado, caprichoso y vacilante, embebido...
tracking img