Pier giorgio frassati

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2107 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Beato Pier Giorgio Frassati
Todo se precipitó con rapidez. Fue cosa de semanas. Estaba ya por hacer su examen profesional para obtener el doctorado en Ingeniería, cuando contrajo una poliomielitis fulminante. Luego de seis días de sufrimientos terribles, falleció el 4 de julio de 1925. Su ciudad natal —Turín— presenció el funeral y miles de paisanos se arrodillaron en las calles ante su cadáver.En menos de un año ya se habían editado cinco ediciones —una de ellas en inglés— de la vida de Pier Giorgio Frassati, italiano de 24 años, de cabellos negros y mirada profunda. Sus restos mortales se veneran en la catedral de esa ciudad y ante su tumba oran muchos peregrinos, sobre todo estudiantes jóvenes. Escribir vidas de santos es tarea difícil. Pero más, si se trata de niños o jóvenes. Sobretodo en siglos pasados hubo biógrafos que contaron algunas historias, que hoy nos caerían un poco espesas y difíciles de digerir. Eran otras épocas y no debemos juzgarles duramente. Quizá tenían poca información o mal desarrollada imaginación. Posiblemente, con toda su buena voluntad, había en ellos ciertas dosis de ingenuidad o angelismo. El caso es que a veces no fueron buenos reporteros, ytomaron como verídicas ciertas historias o sucesos, que corrían de boca en boca, y el tiempo les dio credibilidad. Sin duda, se quería exaltar tanto su santidad, que nos hicieron

retratos de hombres santísimos, pero lejanos, como queriendo decir que sólo ésos sí nacieron para ser santos, y que los demás —como somos todos— son cristianos de segunda o tercera división. Han hecho un flaco servicio ala catequesis esos biógrafos de santos que querían a toda costa, encontrar cosas extraordinarias en los siervos de Dios. Por contraste, la vida de Pier Giorgio Frassati no fue así, de ningún modo. Basta ver una foto suya para decir que, por su aspecto, tenía apuesta presencia, el de una persona muy normal. Si hoy viviera, bien podría anunciar en una revista una marca de ropa casual o una lociónafter shave. Parece joven de la década de los años noventa, pese a haber vivido en los que llamamos anticuados años veintes, cuando los jóvenes vestían camisas de cuello duro y presumían bigotitos engomados. Cuando en su beatificación bajó el telón que cubría el tapiz con la imagen de Pier Giorgio, los presentes advirtieron sorprendidos que no se trataba de un retrato convencional, sino querepresentaba a un joven robusto, vestido de alpinista, apoyado sobre un piolet y con un pie firmemente asentado en la roca. El padre de Pier Giorgio era un hombre sin fe, agnóstico, fundador y director del diario liberal La Stampa, conocido y considerado influyente entre los políticos italianos. Por algunas temporadas fue senador y embajador italiano en Alemania. Su madre, Adelaida, era pintora. PierGiorgio fue prestigiado alumno del Liceo y del Instituto Social. A los diecisiete años se inscribió en el Politécnico Real de Turín y escogió la especialidad de Ingeniería de Minas dedicando mucho tiempo al estudio. Quería casarse pronto y tener una familia numerosa. Había en él auténtica ilusión profesional. Quería destacar, hacer rendir al máximo las propias capacidades personales, influir en lasociedad. Dice el teólogo Karl Rahner, que lo conoció durante su estancia en Alemania: «Lo que en él más impresionaba era la pureza, su alegría irradiante, su piedad, su libertad de hijo de Dios para admirar cuanto había de bello en el mundo, su sensibilidad social, la conciencia de que debía compartir la vida y suerte de la Iglesia». Era deportista apasionado. Bueno para el fútbol. Pero sobre todo,le gustaban las excursiones. Le escribía a un amigo, poco antes de morir: «Me siento cada día más apasionado por la montaña. Me atrae su fascinación. Deseo siempre más vivamente escalar las cumbres, llegar a las más elevadas cimas...». Era socio del «Club Alpino Italiano» y de la «Joven Montaña». Organizaba muchas de esas excursiones con sus amigos. Eran ocasiones de grato descanso, de...
tracking img