Piero sraffa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1342 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Piero Sraffa nació 1898, en Turín, uno de los principales centros industriales de Italia, ubicado en el noroeste de la República. Hijo de Ángelo Sraffa, profesor de derecho comercial, y de Irma. Estudió en su ciudad y se graduó en la universidad local con un trabajo sobre la inflación italiana durante y luego de la primera guerra mundial. Trabajo que realizó bajo la dirección y tutela de LuigiEinaudi
[1]
.
Estudió desde 1921 a 1922 en la London School of Economics. A fines de 1922 estaba de regreso en su país natal como director del Departamento Provincial de Trabajo, en Milán. Durante el desarrollo de su temprana carrera como académico y profesor en las Universidades de Perugia y Cagliari, conoció a Antonio Gramsci (suerte de marxista no ortodoxo antifascista, líder y fundador delpartido comunista italiano (PCI)) y posteriormente, a Filippo Turati (líder del partido socialista italiano), con quienes estrechó una comprometida amistad. El ceñido vínculo que forjó con Gramsci se evidencia en las recurrentes visitas que Sraffa realizó a Antonio luego de que éste resultara apresado por las fuerzas fascistas en 1926, bajo ordenamiento de Mussolini, y enviado a la prisión de laremota isla de Ustica
[2]
.
Probablemente hayan sido estas riesgosas ideas marxistas y sus comprometidas amistades, conjuntamente al hecho de que aún se mantenía fuera de discusión académica su teoría del valor, originada en su famoso trabajo de 1926,“The Laws of Returns Under Competitive Conditions” (revisión de su paper italiano de 1925, “Sulle Relazione fra Costo e Quantita Perdotta”), lo quellevó a John Maynard Keynes a invitar a Sraffa a la Universidad de Cambridge, la que pasaría a convertirse en su segundo hogar, y en donde llevaría a cabo una vida tranquila, dedicada al estudio y a su gran afición, la colección de libros antiguos
[3]
. Una vez allí, no tardó en convertirse en una de las figuras más destacadas del impetuoso Cambridge de la primera mitad del siglo XX junto con elresto de los sobresalientes miembros, entre los que se encontraban N. Kaldor, J. Robinson, M. Kalecki, M. Dobb y, como no, J. M. Keynes. También allí se uniría al conocido como el‘cafeteria group’, suerte de club informal de discusión, del que formaban parte también el filósofo austriaco Ludwig Wittgenstein y Frank Ramsey, en donde estudió y debatió la teoría de probabilidad de Keynes y la teoríade los ciclos económicos de Friedrich Hayek.
En cuanto a sus actividades académicas en la Universidad, su timidez en frente de los estudiantes hizo de los seminarios una experiencia tan horrorosa que pocas veces llegó a practicarla. Keynes daba cuenta de ello en una carta que enviara en 1929 a su esposa, donde escribía: “Se suponía que Piero iba a dar una clase mañana... se sentó a mi lado muyanimado... y de pronto se levantó de la mesa, vomitó todo lo que había cenado y cayó al suelo sin pulso. Lo reanimamos con brandy... y no habrá finalmente clase mañana. Una vez más tendré que anunciar la suspensión”
[4]
. Ello llevó a que se lo asignara al desarrollo de otras actividades. Así fue que se lo designó como bibliotecario del King’s College y, para mantenerlo ocupado, el propio Keynesle consiguió el encargo de editar las obras de Ricardo en la Royal Economic Society. Dicha tarea de recolección y reedición de las obras comenzó en 1931, y demoró 20 años en ser concluida y publicada. Si bien ya para el año 1943 una versión previa de la obra final estaba ya en la imprenta, el descubrimiento a último momento de un paper de Ricardo en Irlanda, retrasó la edición hasta 1951(“Introduction to the Works and Correspondence of David Ricardo”). Sraffa consagró a este trabajo una dedicación ejemplar, por lo que dicha publicación finalmente fue el resultado de un estudio realizado con un extraordinario grado de seriedad y conciencia, hecho que llevó al premio Nobel George Stigler a decir, años más tarde, que “Ricardo fue un hombre afortunado... Y ahora, 130 años después de su...
tracking img