Pierson y la castiglione

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2155 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Pierson y la Castiglione: el juego de la locura
Publicado el 24 octubre, 2011 por Rrose
Scherzo di Follia (El Juego de la Locura), Pierre-Louis Pierson, 1863-1866
Virginia Elisabetta Luisa Carlotta Antonietta Teresa Maria Oldoïni. Con este nombre fue bautizada en 1837, en Florencia. En 1855 se casó con Francesco Verasis, Conde de Castiglione, adquiriendo así el título de Condesa deCastiglione. Se dice que la Castiglione era ya, con apenas diecisiete años, una muchacha inquieta, cuyo carácter imaginativo y vivaz no encajaba del todo bien con el del conde. El posterior desarrollo de los acontecimientos parece corroborar este dato. Poco después del casamiento el matrimonio viaja a París, pero, alertado quizás por la enorme belleza de la condesa, el Conde de Cavour (ministro deVittorio Emanuele II y cuñado de aquella), la convence para que, una vez inmersa en el círculo de amistades de Napoleón III, intrigue a favor de la reunificación de Italia. El resultado es que su belleza y su extravagancia (acude a las fiestas con complicados vestidos que emulan roles dramáticos o simbólicos, como su famosa aparición como Reina de Corazones) siembran el escándalo en la corte francesa, yentre 1856 y 1857 se convierte en amante del rey. Su marido entra en cólera y pide el divorcio, pero el romance con Napoleón III es breve y la condesa regresa inmediatamente a Italia. En 1861 se declara la independencia del Reino de Italia, y considerando quizás que sus obligaciones maritales y como estadista ya se habían cumplido, la condesa se instala definitivamente en Francia donde permanecehasta su muerte en 1899, dedicada únicamente a alimentar la leyenda de su belleza. En 1871 juega en la sombra un papel destacado a favor de Francia durante la ocupación prusiana. Se dice que en sus últimos años el narcisismo y la obsesión por la pérdida de su belleza desestabilizan su mente, que vivía sola y recluida, y que todas las habitaciones de su residencia en la Plaza Vendôme estabanforradas con telas negras, lo que daba al lugar un aire funerario.

La llamaron La Loca de la Plaza Vendôme, pero a su muerte los cimientos de la leyenda estaban ya firmemente colocados, no solo por las aventuras inciertas y los hechos totalmente ciertos que se le imputaban, sino porque desde 1856 hasta 1899, es decir, a lo largo de más de cuatro décadas, la condesa se hizo fotografiar en más de700 ocasiones, dando lugar a un conjunto de imágenes totalmente excepcionales en el ámbito de la fotografía y de la retratística del siglo XIX. El encargado de dar forma a este corpus fotográfico fue Pierre-Louis Pierson (1822-1913), uno de los dos socios de Mayer & Pierson, establecimiento fotográfico de renombre con el que la condesa probablemente entró en contacto a través de Napoleón III.La primera particularidad de estas fotografías consiste precisamente en que lo que Pierson puso en juego fue únicamente su pericia técnica, ya que fue la condesa la que concibió cada una de las imágenes, dando rienda suelta a su imaginación y su desmedido narcisismo, de modo que lo que en sus fotografías encontramos no son meros retratos al uso sino un amplísimo abanico de poses, con todo lo quepalabra pose conlleva en relación a la ficción, la teatralidad, y la rigidez, pero también el descaro, la frescura y la inventiva. Cierto es que la Castiglione también se hizo retratar al óleo (George Frederic Watts y Michele Gordigiani la retrataron, respectivamente, en 1857 y 1862), pero cuando la condesa comienza a experimentar de forma intensiva con la fotografía, es decir, en la década de lossesenta, las técnicas fotográficas han logrado reducir enormemente el otrora larguísimo y tedioso periodo de exposición, lo que convierte un objeto todavía de lujo reservado a las clases pudientes como aún lo es la fotografía en el medio idóneo para plasmar con relativa inmediatez sus múltiples y caprichosas facetas, todos los personajes que la condesa estaba dispuesta a encarnar.
Título no...
tracking img