Pilitoca de aristoteles cotrol de lectura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (938 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Política de Aristóteles

Toda actividad del político y del legislador se refiere a la cuidad, y el régimen político es cierta ordenación de los habitantes de la cuidad. La cuidad es a su vezuna multitud de ciudadanos. El que es ciudadano en una democracia, muchas veces no lo es en una oligarquía.

El ciudadano no lo es sólo por habitar un lugar determinado, ni tampoco lo son aquellosque partición de ciertos derechos como para ser sometidos a proceso o entablarlo como los niños o los ancianos liberados de todo servicio; de estos se podrá decir que son ciudadanos en cierto msentido , pero no en un sentido absoluto.

Un ciudadano sin más por ningún otro rasgo se define mejor por participar en las funciones judiciales y en el gobierno. Así los que participan de una magisturaindefinida son ciudadanos. El concepto de ciudadano no admite una definición común y su naturaleza varia según los regimenes diversamente jerarquizados. Así el ciudadano será distinto en cada régimenEl ciudadano posee la posibilidad de participar en la función deliberativa o judicial

Una cuidad es el conjunto de ciudadanos suficientes para vivir con autarquía

El ciudadano lo es sinace de dos padres ciudadanos y no sólo de uno.

La identidad del Estado sólo desaparece por cambio de constitución

Los ciudadanos; aunque sean desiguales, su tarea es la seguridad de lacomunidad la cual es el régimen

Si hay varias formas de régimen, es evidente que no puede haber una virtud perfecta, única del buen ciudadano

Se puede ser buen ciudadano sin poseer la virtudpor la cual el hombre es bueno. La virtud del buen ciudadano han de tenerla todos, pero es imposible que tengan la virtud del hombre de bien, ya que no todos los ciudadanos de la cuidad perfecta sonnecesariamente hombres buenos.

La virtud del hombre de bien es de mando, y la del ciudadano de mando y obediencia.

Ni el hombre de bien, ni el político, ni el buen ciudadano deben aprende los...
tracking img