Pnud reseña de jorge heine

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4274 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PNUD, Desarrollo Humano
en Chile 2002. Nosotros los
chilenos: un desafío cultural*
RESEÑA de Jorge Heine
I
Chile siempre se ha considerado un país “culto” (algo presumiblemente avalado por sus bajas tasas de analfabetismo), pero rara vez ha tenido una política cultural digna de su nombre (una excepción podría ser un corto período durante el segundo tercio del siglo XX). El irónico título deuna revista de corta vida dedicada al tema y publicada a comienzos de los años setenta, La quinta rueda, refleja bien esta escasa prioridad que ha tenido el fomento de las artes en un país que, no obstante estas poco auspiciosas circunstancias, ha logrado producir una cantidad no menor de escritores, pintores y músicos de primera línea.

Después del “apagón cultural” que el país vivió entre 1973y 1985, en los noventa reemergen algunos intentos por reimpulsar y potenciar la creatividad artística, entre los que cabría mencionar la Ley de Donaciones Culturales (la así llamada “Ley Valdés”), el FONDART, el Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, el Concurso de Arte Público del MOP y el Programa de Fomento del Cine de Largometraje de la CORFO, este último con un obvio impacto en elrenacer del hasta hace poco alicaído cine chileno1.

Con todo lo admirable de estas loables iniciativas, sus limitaciones (la “ley Valdés” originalmente sólo permitía donaciones a eventos de asistencia gratuita y el Fondo del Libro sólo entrega una mínima fracción del total recaudado por el IVA a los libros, que fue el monto comprometido por el gobierno al crearlo en 1993), su relativafragmentación y carácter ad hoc hacen difícil sostener que encarnan una política cultural como tal2. El que durante largo tiempo el presupuesto de la Dirección de Asuntos Culturales (DIRAC) de la Cancillería haya sido de U$ 500.000 al año –correspondiente al 1% del presupuesto de la Dirección de Relaciones Económicas Internacionales de la misma repartición– es revelador de las verdaderas prioridadesexistentes en la materia.
Es por ello que la elección de Ricardo Lagos a la Presidencia de la República despertó tantas esperanzas en el mundo de la cultura. El que proviniese de la academia y su labor de fomento de las artes en las carteras de Educación, primero, y Obras Públicas, después, así como las importantes señales que dio a partir de marzo del 2000 (comenzando por la apertura alpúblico de las puertas de La Moneda, y siguiendo con actividades como el Día del Patrimonio, fiestas culturales en calles y plazas y otros) eran todos elementos que abonaban tiempos de bonanza para la creatividad artística en Chile.
Parte del problema de la (no) política cultural en Chile radica en la institucionalidad, esto es, la enorme fragmentación de la tutela sobre instrumentos defomento repartidos, a lo menos, en media docena de ministerios y muchas más agencias y reparticiones.
Desde 1990, distintas comisiones se han abocado a estudiar el tema, redundando en proposiciones cada vez más tímidas, en que alternativas como un Ministerio de la Cultura (¡horror de horrores!), una Subsecretaría (¡otra más !) o algún tipo de servicio propiamente tal han sido progresivamentedescartadas en favor de un minimum minimorum, un Consejo Nacional de la Cultura que haría poco más que coordinar los entes actuales y sus escuálidos presupuestos.
Lo que no deja de ser emblemático de las dificultades que enfrenta la actual coalición de gobierno es que lo que debería haber sido un momento de gran lucimiento, esto es, la aprobación del proyecto de ley que establece ese Consejo,terminó siendo la ocasión de uno de los “autogoles” más vistosos de la Concertación, al ser rechazado en la Cámara de Diputados ante la ausencia de numerosos diputados del oficialismo. Aprovechando la coyuntura, la oposición, nunca cómoda con el tema cultural, al cual ve ajeno, terminó debilitando aún más una legislación de por sí “enclenque”, al votarse ésta en el Senado para reponer el...
tracking img