Poesía de juan ramón jiménez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (848 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
POESÍA DE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

Poesía Vino, primero, pura, vestida de inocencia. Y la amé como un niño. Luego se fue vistiendo de no sé qué ropajes. Y la fui odiando sin saberlo. Llegó a ser unareina, fastuosa de tesoros... ¡Qué iracundia de yel y sin sentido! ...Mas se fue desnudando. Y yo le sonreía. Se quedó con la túnica, de su inocencia antigua. Creí de nuevo en ella. Y se quitó la túnicay apareció desnuda toda... ¡Oh pasión de mi vida, poesía desnuda, mía para siempre! Eternidades (1918)

Entre el velo de la lluvia que pone gris el paisaje, pasan las vacas, volviendo de la dulzuradel valle. Las tristes esquilas suenan a lejadas, y la tarde va cayendo tristemente sin estrellas ni cantares. La campiña se ha quedado fría y sola con sus árboles; por las perdidas veredas hoy novolverá ya nadie. Voy a cerrar mi ventana porque si pierdo en el valle mi corazón, quizás quiera morirse con el paisaje. Arias Tristes (1903)

Viene una esencia triste de jazmines con luna y el llantode una música romántica y lejana... De las estrellas baja, dolientemente, una brisa con los colores nuevos de la mañana... Espectral, amarillo, doloroso y fragante, por la niebla de la avenida voyperdido, mustio de la armonía, roto de lo distante, muerto entre rosales pálidos del olvido... Y aún la luna platea las frondas de tibieza cuando ya el día rosa viene por los jardines, anegando en suslumbres esta vaga tristeza con música, con llanto, con brisa y con [ jazmines La soledad sonora(1908)

Primavera amarilla Abril venía, lleno todo de flores amarillas; amarillo el arroyo, amarillo elvallado, la colina, el cementerio de los niños, el huerto aquél donde el amor vivía. El sol unjía de amarillo el mundo, con sus luces caídas; ¡ay, por los lirios áureos, el agua de oro, tibia; lasamarillas mariposas sobre las rosas amarillas! Guirnaldas amarillas escalaban los árboles; el día era una gracia perfumada de oro, en un dorado despertar de vida. Entre los huesos de los muertos abría...
tracking img