Policia y democracia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1253 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Policía y Democracia

Si en algún momento de la historia de la evolución del Estado y de la sociedad, la democracia fue concebida como antónima del concepto de policía en un Estado de derecho, esa brecha antaño insalvable no existe hoy por hoy, ya que es a todas luces un hecho irrefutable que la policía es un componente infaltable en el desarrollo y protección de la democracia; Es decir que, eluno es complemento del otro.
Por tanto, siendo la policía como es, el cuerpo encargado de vigilar el mantenimiento del orden público y la seguridad de los ciudadanos en un determinado territorio o país, pasa a ser por lo tanto, la manutención de la seguridad ciudadana y la observancia del fiel cumplimiento de las leyes su principal razón de ser y existir, constituyénd0se en forma innegable enuna de las más importantes herramientas de las cuales se vale el Estado para mantener, defender y darle vigencia al sistema democrático en una determinada sociedad, tal es el caso de la sociedad costarricense, misma en la que podemos afirmar con orgullo y sin temor al equivoco, que descansa una fuerte y vigorosa democracia, ejemplo e inspiración de muchos sistemas democráticos a nivel global.Desafortunadamente esta no es la regla general por excelencia, ya que en algunos países, todavía hoy, las fuerzas de policía son mal utilizadas por inescrupulosos gobernantes, mismos que se valen del poder y posición de privilegio que dan las armas, para coartar y cercenar inmisericordemente los derechos y garantías que son innatos en todos los seres humanos, independientemente de su nacionalidad,credo religioso, ideología política y demás diferencias propias de cada individuo, dándole actualidad a la máxima que reza así: “Si el poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente”.
En nuestro país para fortuna nuestra, las fuerzas de policía han venido de menos a más, siendo que en la actualidad el Estado democrático del que disfrutamos todos los costarricenses se nutre y mantienevigente gracias al compromiso de los miembros de las fuerzas de policía en observar fielmente la Constitución Política y las leyes de la República, contribuyendo de esta forma en la protección de la tan preciada democracia de la que gozamos en Costa Rica. Pero en definitiva esto no siempre fue así, ya que en nuestro país es aún muy fresco el recuerdo de la abolición del ejército, siendo por lo tantoanterior a ese hecho, una realidad indiscutible que nuestro país no estuvo exento de los abusos y atropellos que toda institución castrense patrocina en las sociedades donde tiene cabida, siendo que, en nombre de la democracia es que los ejércitos de los diferentes países del mundo han protagonizado las más crueles e impensadas injusticias en contra de la indefensa población civil.
En nuestraConstitución Política en su artículo número doce, se plasma el deseo del pueblo de Costa Rica de deponer las armas, aboliendo el ejército como institución permanente, delegando simultáneamente en las fuerzas de policía el deber de vigilar y conservar el orden público, siendo expreso el mandato en el sentido de que dicho ente debe estar subordinado irrestrictamente al poder civil.
La policía, se podríadecir por tanto, es la cara del Estado tal y como la perciben los ciudadanos en su contacto diario con ella, si la policía es arbitraria e indiferente ante los derechos de los ciudadanos, muy probablemente este sea el reflejo de la ideología con que gobiernan los líderes políticos, en esa sociedad; Por el contrario si las fuerzas de policía son garantes de los derechos y garantías que por mandatoconstitucional le son otorgadas a los ciudadanos, actuando dentro de los parámetros de respeto y tolerancia que debe observar una policía civilista, sujeta a la voluntad popular, sometida en su accionar al poder civil, por consecuencia lógica será esa la imagen que del Estado tendrán los administrados en su cotidiano contacto con el poder.
En definitiva me atrevo a asegurar que, en nuestro país...
tracking img