Politica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3043 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
REBELIÓN DE LAS MASAS
Sin duda alguna Ortega y Gasset se esmero en hacer un profundo estudio de lo que acontecía en su entorno, cabe resaltar que si nosotros reflexionamos brevemente sobre lo que ocurre hoy en día lo único que podemos obtener en comparación a la del autor es una similitud a grandes rasgos, como ya lo habíamos comentado en clase hasta pareciera que Gasset hace un análisis deesta nuestra sociedad.
De lo anterior retomo lo contenido en el capitulo “la altura de los tiempos” en el apartado donde se dice: que el tiempo vital o que cada generación llama «nuestro tiempo», tiene siempre cierta altitud, se eleva hoy sobre ayer, o se mantiene a la par, o cae por debajo. Siguiendo la misma linea nos dice Gasset que nuestros antepasados respetaban el pasado, los tiempos«clásicos», cuya existencia se les presentaba como algo más ancho, más rico, más perfecto y difícil que la vida de su tiempo.
Los tiempos de plenitud se sienten siempre como resultado de otras muchas edades preparatorias, de otros tiempos sin plenitud, inferiores al propio, sobre los cuales va montada esta hora bien granada.
Nuestro tiempo, en efecto, no se siente ya definitivo; al contrario, en suraíz misma encuentra oscuramente la intuición de que no hay tiempos definitivos, seguros, para siempre cristalizados, sino que, al revés, esa pretensión de que un tipo de vida -el llamado «cultura moderna»- fuese definitivo, nos parece una obcecación y estrechez inverosímiles del campo visual. Ya casi para finalizar en este capitulo me gusta la reflexión que Gasset hace sobre la decadencia, de éstanos dice que se concibe como un concepto comparativo, ya que se decae de un estado superior hacia un estado inferior. Gasset nos dice que el hombre del presente siente que su vida es más vida que todas las antiguas, o dicho viceversa, que el pasado íntegro se le ha quedado chico a la humanidad actual.
En el capitulo “el crecimiento de la vida” Gasset nos dice que el hecho de considerar laaltura de los tiempos como algo que simplemente da la pauta para ver nacer al más grande es en efecto algo mayor, ya que el mundo, de repente, ha crecido, y con él y en él la vida. Por lo pronto, ésta se ha mundializado efectivamente. Civilizaciones enteras e imperios de que hace poco ni el nombre se sospechaba, han sido agregados a nuestra memoria como nuevos continentes.
El crecimientosustantivo del mundo no consiste en sus mayores dimensiones, sino en que incluya más cosas. Nuestra vida es, en todo instante y antes que nada, conciencia de lo que nos es posible. El mundo o nuestra vida posible es siempre más que nuestro destino o vida efectiva.
Gasset habla con sinceridad al señalar que con lo que escribe no quiere decir que la vida humana sea hoy mejor que en otros tiempos. No hablade la cualidad de la vida presente, sino sólo de su crecimiento, de su avance cuantitativo o potencial. Cree describir la conciencia del hombre actual, su tono vital, que consiste en sentirse con mayor potencialidad que nunca y parecerle todo lo pretérito afectado de enanismo. Algo de suma importancia es cuando nos dice que presentimos que es posible también lo peor: el retroceso, la barbarie, ladecadencia.
En otro de los capítulos del libro es “un dato estadístico” y en este lo primero y más considerable es cuando señala que: La vida no elige su mundo, sino que vivir es encontrarse desde luego en un mundo determinado e incanjeable: en éste de ahora. Nuestro mundo es la dimensión de fatalidad que integra nuestra vida. Pero esta fatalidad vital no se parece a la mecánica. No somosdisparados sobre la existencia como la bala de un fusil, cuya trayectoria está absolutamente predeterminada. Y que es, pues, falso decir que en la vida «deciden las circunstancias». Al contrario: las circunstancias son el dilema, siempre nuevo, ante el cual tenemos que decidirnos. Pero el que decide es nuestro carácter.
En nuestro tiempo domina el hombre-masa; es él quien decide. Ahora bien nos...
tracking img