Politicas de empleo

LA DIMENSIÓN TERRITORIAL DE LAS POLÍTICAS DE FOMENTO DEL EMPLEO EN ESPAÑA.

Fundación 1º de Mayo[1]

Octubre de 2003.

1. Introducción.

Las políticas de fomento del empleo en el ámbito de la Unión Europea (UE) se desarrollan actualmente en un marco de notable complejidad, en el que concurren actores, estrategias y actuaciones de signo muy diverso, y en el que se ha prestado gradualmenteuna atención preferente (tanto a escala comunitaria como en los Estados miembro( a la dimensión territorial. En este sentido, si durante la última década las acciones a favor del empleo se han concentrado preferentemente en los niveles estatal y regional, las orientaciones de las políticas de empleo para los próximos años se caracterizan –particularmente en el ámbito comunitario– por su énfasis enel marco de actuación local.

La “territorialización” de las políticas de empleo ha estado impulsada, entre otras razones, por el progresivo reconocimiento de las importantes diferencias existentes –en materia de empleo y paro– entre las distintas regiones europeas, y la necesidad por tanto de abordar estrategias de empleo coherentes con las características socioeconómicas de los distintosterritorios. En efecto, los datos disponibles ponen de manifiesto que –a pesar de haberse producido un proceso significativo de convergencia en las últimas décadas, particularmente en los denominados países de la cohesión (España, Grecia, Irlanda y Portugal)– en la UE siguen registrándose actualmente disparidades relevantes entre los Estados miembros y, fundamentalmente, entre las regiones, enaspectos como la distribución de la renta per cápita o las tasas de paro y empleo. Asociado a este fenómeno, se constata asimismo una fuerte concentración territorial de las actividades económicas en determinadas zonas de la Unión (Comisión Europea, 2001.b)[2].

Esta situación resulta especialmente visible en España, cuyo mercado de trabajo se caracteriza por presentar situaciones notablemente disparesentre las diferentes regiones; Disparidades que, además, presentan un carácter persistente en el tiempo.

En este contexto, el análisis de la dimensión territorial de las políticas de fomento del empleo en España, tiene como marco de referencia el modelo de Estado de las Autonomías que configura la Constitución Española (CE) de 1978. Así, el texto constitucional conjuga la voluntad política defomentar un modelo descentralizado (en el que se reconoce la diversidad social, cultural y política de las diferentes Autonomías( con el establecimiento de unos límites que permitan asegurar la igualdad de derechos ciudadanos y laborales en todo el territorio del Estado.

En el ámbito laboral, este modelo se ha desarrollado principalmente a través de la transferencia progresiva de las políticasactivas de empleo a las Comunidades Autónomas. Un proceso culminado actualmente en todas las regiones, con la única excepción del País Vasco (donde no se ha llegado todavía a un acuerdo entre los gobiernos central y autonómico respecto al contenido y alcance de la transferencia). Como resultado, las Administraciones regionales disponen de un amplio margen para la elaboración y ejecución de laspolíticas de empleo.

Este margen de actuación, no obstante, está limitado por el respeto a diversos principios o derechos generales para el conjunto del Estado, como son: el principio constitucional de “unidad del orden económico nacional”, la unidad de la legislación laboral en todo el territorio nacional y la unidad del sistema de seguridad social, y el mantenimiento de un régimen público único yunitario de protección para todos los ciudadanos. En este sentido, el modelo autonómico –si bien posibilita una mayor proximidad en el diseño y ejecución de las medidas de fomento del empleo con los territorios donde estas son implementadas– plantea igualmente algunos interrogantes sobre la forma en que dichas actuaciones pueden colisionar con la realización efectiva de los principios de...
tracking img