Popol vuh

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1646 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Isabel Flores Cruz
Literatura Mexicana e Iberoamericana
Popol Vuh, Antiguas Leyendas del Maya Quiché
13/Septiembre/2010

La Creación

La primera parte del libro del Popol Vuh nos habla del inicio de los tiempos, de cómo todo estaba en calma y no existía el hombre, ningún animal, ni árboles, ni piedras, en este principio no existía movimiento alguno y el silencio reinaba en la oscuridad dela noche, pues el sol aún no existía. Ante esta inexistencia de las cosas, los creadores, Tepeu, Gucumatz y Huracán se reunen y deciden crear al alguien que habitara el mundo, a si que comienzan creando en primer lugar la tierra, las montañas, los valles y se formaron los arroyos; después crearon a los animales y los dioses les repartieron sus moradas, y les pidieron que los adoraras y dijeran susnombres, pero al darse cuenta que los animales no podían hablar los dioses se enfadaron y los destinaron a ser comidos por los seres que si pudieran adorarlos.
Se dieron a la tarea los dioses de crear a un ser respetuoso, obediente y que los sustentara y alimentara, decidiendo formarlos de tierra, pero se dieron cuenta de que se deshacía y que carecía de fuerza; carecía de entendimiento alhablar y al humedecerse no pudo sostenerse más. Ante este intento fallido de hombre tomaron la decisión de desbaratarlo y crear un segundo. Consultaron a Ixpiyacoc e Ixmucané, los abuelos del día, y estos les dijeron que debían de hacerlos de madera, que debían tallarlos ellos mismos y que sus hombres ahora si hablarían. Ya creados los hombres de madera se multiplicaron, pero no tenían alma, y con elpaso del tiempo olvidaron a su creador y por esto entraron en desgracia, Huracán hizo caer un gran diluvio sobre ellos y fueron destruidos; Xecotcovach les vació los ojos, Camalotz les corto las cabezas, Cotzbalam devoró sus carnes y Tucumbalam quebró los huesos; y se dice que el mono es decente de estos hombres de madera.
Ante la ausencia de Sol, hubo un ser muy orgulloso llamado Vucub-Caquixque decidió nombrarse Sol y Luna, el solo quería engrandecerse y dominar; sus dos hijos eran llamados Zipacná y Cabracán, el primero se engrandecía diciendo que el era el que había hecho la tierra y el segundo decía que el era el que sacudía el cielo y la tierra, entonces Hunahpú e Ixbalanqué se decidieron a matarlos porque no estaba bien la forma en que se ensoberbecían. A Vucub-Caquix lo hirieroncon su cerbatana en la quijada, lo engañaron con dos viejos, Zaqui-Nim y Zaqui- Nimá-Tziís, haciéndole creer que lo curarían pero en realidad solo lo despojaron de todo lo que se enorgullecía y ese fue el fin de Vucub-Caquix. Al primero de sus hijos, Zipacná, le hicieron creer que había un cangrejo enorme en las montañas y el al querer comerlo fue en su búsqueda, pero todo fue una trampa deHunhapu e Ixbalanqué, quienes lo hicieron entrar en un barranco en busca del cangrejo y el cerro se le derrumbó encima matando a Zipacná, en cuanto a el tercer hijo de Vucub-Caquix, Cabracán, le mintieron sobre un gran monte del que el no sabía y deseaba mover, lo llevaron entonces hacia el, pero antes de llegar se pararon a comer y le dieron un pájaro cubierto en tizate, cuando llegaron a la montañaCabricán a causa de la tierra que tenía en pájaro que había comido, estaba muy débil y ya no pudo mover la montaña, entonces Unáu e Ixbalanqué lo ataron de pies y manos y lo enterraron, ese fue el fin de Cabracán.

Historias de Hunahpú e Ixbalanqué

En la segunda parte del Popol Vuh comienza contándonos sobre el padre de Hunahpú e Ixbalanqué, Hun-Hunahpú, hijo de Ixpiyacoc e Ixmucané, hermanode Vucub-Hunahpú.
Hun-Hunahpú tenía dos hijos llamados Hunbatz y Hunchouén, ellos eran grandes sabios, flautistas, cantores, tiradores con cerbatana, pintores, escultores, joyeros y plateros; en cambio Hun-Hunahpú y su hermano se ocupaban de jugar a la pelota, un día jugando a la pelota los oyeron los señores de Xibalbá, Hun-Camé y Vucub-Camé, entonces todos los señores de Xibalbá se reunieron...
tracking img