Por los niños del mundo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (550 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Podrán perdonarnos los niños?

Mientras dormía tuve un sueño alucinante en el que se mezclaban las figuras luminosa del Principito, los piececitos descalzos de Gabriela, la espada voladora deHarry Potter y miles de angelitos no bautizados que se elevaban hacia una galaxia incandescente.
Era un sueño turbador. El camino, o vuelo, que dolorosamente recorría, movía escenarios superpuestos ysupongo que dantescos. En uno de ellos, me miraban grandes ojos de niños, sostenidos por huesos de hambre y miseria.
En una especie de viejo zaguán una niña embarazada me observa con miradaperdida en el futuro incierto de su creciente bebé. ¿Nacería? ¿Morirían en el intento? Muchas garras alrededor disputaban su fruto según fuera rubio o moreno. Quise extender mi mano hacia ella y unvendaval de leyes me llevaron al lugar del desconcierto y la impotencia.
Las imágenes se sucedían sin continuidad, como figuras acusadoras del Bosco. Llego a un lugar espantosamente triste , blanco,largas hileras de camas con niños adormecidos, no me permitían saber si se trataba de un albergue de niños, como en tiempos de guerra o catástrofes, o un depósito de niños, o un mal sueño de un políticoo de amargas cuidadoras que han borrado para siempre su sonrisa. El miedo de los niños subía como volutas en el aliento del espacio…
Al dar la vuelta, un patio frío me mostraba niños bebiendo aguade un gran tacho azul. Veo los monstruos de la contaminación , del dengue. Les grito que no beban, pero no me ven, ni me oyen. Es la Sed.
Respiro esperanzada porque de pronto, observo un claro endonde una multitud de mujeres jóvenes ríen y charlan animadamente, mientras se alejan de sus pequeños hijos. Los niños impávidos frente a una gigantesca pantalla de televisor no se dan cuenta de quecomo una gran boca los absorbe, hasta que son deglutidos por una gran zapatilla de marca que sonríe satisfecha.
Desciendo y espío en un gran salón una reunión de sabios pedagogos, brillantes...
tracking img