Por que los cnejos tienen las orejas tan grnadez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1019 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Por qué los conejos tienen orejas tan largas? Leyenda Mexicana.

Voy a contarles algo que sucedió hace ya mucho, mucho tiempo, cuando las orejas de los conejos no eran tan largas como las que ahora tienen.
Una tarde, un conejo comía granos en un campo de trigo. Iba distraído, sin ocuparse de otra cosa que no fuera masticar y masticar lo más rápidamente posible, cuando oyó que dos ratasplaticaban en voz baja.
Una decía:
−¡Qué buena suerte tengo! He encontrado una cueva llena de trigo, de un trigo grande, dorado, como si lo hubieran escogido para que yo lo encontrara.
−Pues sí que es buena suerte, porque los conejos escogen lo mejor del trigo para comérselo y para llevarlo a sus bodegas.− comentaba la otra rata.
El conejo oyó parte de la conversación, y especialmente lo que decíande los conejos, y como era muy curioso y quería enterarse de todo, fue acercándose al lugar donde estaban las ratas y se escondió detrás de una cerca.
−Lo que no quiero es que los conejos sepan que he encontrado esa cueva tan bien abastecida, porque en un momento cargan con el trigo y me dejan sin qué comer en el invierno.
−No es por curiosidad, comadrita, pero ¿dónde está la cueva? No tengadesconfianza; si se lo pregunto es sólo para ayudarle a cuidar el tesoro.
La otra rata empezaba ya a decirle a la comadre dónde estaba la cueva, cuando el conejo, para oír mejor, estiró la cabeza por encima de la cerca y las orejas empezaron a crecerle tan rápidamente, que por más que se las detenía, iban crece y crece para arriba; le crecieron tanto que las ratas, cuando se dieron cuenta deaquellas orejas tan grandes, se echaron a correr, asustadísimas, dejando la plática para otra ocasión.
Y desde entonces los conejos tienen las orejas tan largas, tan largas como las de aquel conejo curioso.
Fin

Por qué el conejo tiene largas y grandes orejas
El conejo no ha sido siempre como ahora. No tenía los ojillos saltones, ni grandes y largas las orejas. Era un animalito pequeño e inteligentey no muy resignado con su tamaño.
Un día, en virtud de las reglas mágicas que poseía, subió al cielo y pidió a Dios que aumentase sus proporciones, y Dios le prometió satisfacer sus deseos si le llevaba cuatro pieles: una de tigre, otra de mono, otra de lagarto y otra de culebra.
El conejo volvió a la tierra y se fue derecho en busca del tigre. Le contó cómo había subido al cielo y cómo habíavisto a Dios, y también le dijo que éste le había anunciado que se avecinaba un terrible huracán que arrasaría la tierra; pero que él, gracias a su pequeño tamaño, nada temía, pues le sería fácil cobijarse en algún agujero. El tigre sintió un gran temor al verse en peligro, y entonces el conejo le propuso un medio para protegerse del huracán. Él mismo le ataría al árbol más robusto y el viento nopodría arrastrarle. El tigre se dejó convencer y atar al árbol, y cuando estuvo bien sujeto, el conejo, con un garrote, le golpeó en la cabeza hasta que le mató. Después, con un cuchillo, le quitó la piel y se la llevó a su casa.
Una vez conseguida la primera piel, el conejo se dispuso a buscar la segunda. Marchó a una tienda y compró jabón, un espejo y una navaja de afeitar, y provisto con todoello volvió al bosque. Pronto encontró a unos monos encaramados en un árbol. El conejo colgó el espejo del tronco, se enjabonó la cara y, a la vista de los monos, se afeitó, pasándose luego por el cuello el borde no afilado de la navaja. Dejó después todos los útiles en el suelo y simuló alejarse.
Pronto uno de los monos bajó del árbol e imitó todos los movimientos que el conejo había realizado.Pero al llegar el momento de pasarse la navaja por el cuello, lo hizo con el borde afilado, de modo que se degolló. El conejo regresó, le quitó la piel y, muy satisfecho, se la llevó.
En un aguacho que estaba por allí cerca vivía un fiero lagarto, que no dejaba a ningún animal acercarse a beber en sus dominios. Allí se fue el conejo, con un morro redondo en las manos y propuso al lagarto que...
tracking img