Porque se mantiene poder rosas?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3642 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
A Rosas no lo sacaron por lo que hizo. Lo sacaron por lo que no hizo. No fue un tirano por imposición propia. No gobernó para una minoría privilegiada. No les dio el gusto a los ingleses. No les dio el gusto a los franceses. No le dio el gusto a los iluminados. No desconfió lo suficiente de Urquiza. No fue un dictador por imposición propia, sino por pedido de la Legislatura en varias más decuatro oportunidades debido a las circunstancias de la anarquía, y después de un plebiscito (a su pedido) en el que obtuvo un apoyo casi unánime: “No se tiene aún noticia de ciudadano alguno que no fuese a votar (Plebiscito del 26, 27 y 28 de marzo de 1835 en Buenos Aires por el cual la ciudadanía se pronunció en concederle la Suma del Poder Público a Rosas) Debo decirlo en obsequio de la verdadhistórica, nunca hubo un gobierno más popular y deseado ni más sostenido por la opinión...que el de Don Juan Manuel de Rosas”. (Domingo F. Sarmiento. “Civilización y Barbarie. Vida de Juan Facundo Quiroga“. Santiago de Chile, 1845).
No gobernó para una minoría privilegiada. Gobernó para todos, y en especial para las clases bajas. “Se paseaba triunfante por las calles de Buenos Aires, hacía gala de supopularidad, recibía a todo el mundo, era un eco de alegría y de aplausos el que se alzaba por donde él pasaba; su casa era el pueblo, el pueblo lo amaba”. Florencio Varela. (Extraído de la obra de Manuel Gálvez, “La vida de Rosas”. Editorial Tor. “He tenido la satisfacción de ver muchas cosas de él. Su poder en el país es tan extraordinario como su modestia y moderación” (informa Parish a Londres)Los miembros del Gabinete de Rosas “Son todos hombres honestos y de buena disposición” “No es sensato juzgar con ligereza los motivos de un hombre que ha descubierto la manera de gobernar a uno de los pueblos más turbulentos e inquietos del mundo y que lo a hecho con tal éxito que, aunque existan muchos motivos de de queja y no poco descontento, cualquier hombre del país consideraría la muerte oaun la caída del general Rosas con la calamidad mas negra. Tal vez sería ciertamente la señal de desorden y de luchas intestinas que reducirían el país a la miseria” (Informe de Henry Southern a Palmerston).

Los hechos le darían la razón a Southern, a tal punto que al poco tiempo de la caída de Rosas, el propio Urquiza recocería que: “Hay un solo hombre para gobernar la Nación Argentina, y esDon Juan Manuel de Rosas. Yo estoy preparado para rogarle que vuelva aquí” (Urquiza al representante ingles Gore, al partir para reunirse para el encuentro se San Nicolás. Mayo de 1852. J.M.Rosas. Tomo VI. P.34 – H.S.Ferns Gran Bretaña y Argentina en el siglo XIX. p.297). "...En comunicaciones anteriores he tratado de hacer un esbozo de este hombre extraordinario… en términos generales es unapersona de educación limitada pero se parece a esos extranjeros (farmers) que abundan en nuestro país y son considerados la mejor garantía de nuestra libertad… es sumamente suave de maneras y tiene algo de las reflexiones y reservas de nuestros jefes indios… no hace ostentación de saber pero toda su conversación trasluce un excelente juicio y conocimiento de los asuntos del país y el más cordial ysincero patriotismo… mucho se espera de sus condiciones personales… me declaró que la primera preocupación de su gobierno sería estrechar aún más las relaciones de amistad con el presidente y la nación norteamericana” (Comunicación de J.M.Forbes, Consul de EEUU a su gobierno con motivo de la asunción de Rosas al poder) “El primero que después de San Martín muere en el exilio por haber defendidodignamente la soberanía popular y la independencia de la Patria. Los que se han dicho sanmartinianos parecen no haber comprendido la lucha contra el colonialismo que realizó Rosas, lo que San Martín vio claro a quince mil kilómetros de distancia. Él le rindió a Rosas, él le rindió a Rosas el mejor homenaje que un soldado puede rendir a otro soldado: su sable libertador...”. Carta de J.D. Perón del 20...
tracking img