Posiciones del hijo con respecto al deseo de la madre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3263 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 28 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
TEMA: “El niño y las diferentes maneras de ubicar su posición”

Dentro del desarrollo esbozaré inicialmente una breve explicación respecto de las diferentes formas o maneras que puede ubicarse el niño con respecto al deseo de la madre, y de esa manera constituirse en una estructura determinada.
Nos encontramos en la clínica con niños, con las significaciones que el éste viene a dar al problemadel deseo de la madre.
Es así que Lacan considera que estas respuestas permiten ubicar al niño como falo, como síntoma, o como objeto en el fantasma de la madre.
Luego analizaremos el rol de la función materna y cómo logra el niño la transmisión de significantes, deseo y falta. Es decir, de qué forma o a qué se debe que la madre construya ese deseo, el que posteriormente influirá en la relacióncon su hijo y determinará su ubicación, ya sea como sujeto o como objeto. ¿Cuál es la transmisión esencial que esperamos opere la función materna?
Adquirir una mayor comprensión respecto a la posición que adopta el niño en sus primeros años nos permitirá posicionarlo dentro de una estructura para luego así poder trabajar sobre la misma.
La elección del tema se debe a considerar este mismo comoun factor determinante para el inicio del tratamiento psicoanalítico con niños, que conjuntamente con las entrevistas con los padres, aportarán vasta información del vínculo familiar.

DESARROLLO

La ubicación del niño respecto del deseo del Otro es consecuencia de la respuesta que encuentre al deseo materno. Según Freud, el deseo de la mujer de tener un hijo tiene sus raíces en la envidia alpene del hombre. Cuando la niña comprende por primera vez que no tiene un pene, se siente privada de algo valioso, e intenta compensar esta falta obteniendo un niño como sustituto simbólico del pene que le ha sido negado. “El sexo femenino desarrolla un complejo de Edipo, un superyó y un período de latencia. ¿Puede atribuírsele también una organización fálica y un complejo de castración? Larespuesta es afirmativa, pero las cosas no pueden suceder de igual manera que en el varón. (...)El clítoris de la niñita se comporta al comienzo en un todo como un pene, pero ella, por la comparación con un compañerito de juegos, percibe que es “demasiado corto”, y siente este hecho como un perjuicio y una característica de inferioridad. Durante un tiempo se consuela con la expectativa de que después,cuando crezca, ella tendrá un apéndice tan grande como el de un muchacho. Es en este punto donde se bifurca el complejo de masculinidad de la mujer. Pero la niña no comprende su falta actual como un carácter sexual, sino que lo explica mediante el supuesto de que una vez poseyó un miembro igualmente grande, y después lo perdió por castración. No parece extender esta inferencia de sí misma a otrasmujeres, adultas, sino que atribuye a estas, exactamente en el sentido de la fase fálica, un genital grande y completo, vale decir, masculino. Así se produce esta diferencia esencial: la niñita acepta la castración como un hecho consumado, mientras que el varoncito tiene miedo a la posibilidad de su consumación”.[1] Lacan sigue a Freud, y dice que el hijo siempre representa para la madre unsustituto del falo simbólico que a ella le falta. Sin embargo, Lacan subraya que este sustituto nunca satisface realmente a la madre; su deseo del falo persiste aun después de tener el hijo. El niño pronto comprende que él no satisface completamente el deseo de la madre, que el deseo de ella apunta a algo que está más allá de él, y por lo tanto trata de descifrar ese deseo enigmático; tiene que elaboraruna respuesta a la pregunta ¿Qué quieres de mí?. La respuesta que el niño encuentra es que la madre desea el falo imaginario (o identificándose con la madre fálica, la madre imaginada como poseedora del falo). En este juego de “ser o no ser el falo”, el niño está completamente a merced del deseo caprichoso de la madre, desamparado ante la omnipotencia de ella. Sin embargo, esta sensación de...
tracking img