Positivismo y post positivismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6134 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Positivismo y postpositivismo en Émile Durkheim
Javier B. Seoane Ha hecho doctorado en Ciencias Sociales (Universidad Central de Venezuela, 2008). Magister en Filosofía (Universidad Simón Bolívar, 1998). Sociólogo (Universidad Central de Venezuela, 1992). Jefe del Departamento de Teoría Social de la Escuela de Sociología y Coordinador Adjunto del Programa de Cooperación Interfacultades de laUniversidad Central de Venezuela. Profesor e Investigador de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello. Investigador PPI, N° 8625. Dirección: Apartado 17399, Parque Central 1015 Caracas – Venezuela. javier.b.seoane@gmail.com Recebido em 05/2008. Aceptado em 09/2008.

Toda empresa científica se distingue por la búsqueda intencional y explícita de la objetividad delconocimiento. Se trata de un valor que la distingue de las filosofías, las religiones o las artes, un valor que la define. Pero, en tanto que valor, la noción de objetividad no resulta unívoca y mucho menos incuestionable. Así, no faltan voces en el concierto cultural que, desde posiciones radicalmente subjetivistas, solipsistas, niegan cualquier objetividad al conocimiento —impugnando, enconsecuencia, la posibilidad de la ciencia misma. Mas, hay otras voces que entienden la objetividad de modos diversos. Al respecto, cabe decir que predominan tres matrices de significados, a saber: objetividad como adecuación o correspondencia entre enunciado y objeto; objetividad como imparcialidad; y, objetividad como consenso de una comunidad científica. La primera matriz está estrechamente vinculada conla tradición positivista mientras que la última lo está con las más recientes tradiciones postempiristas, la segunda, por su parte, suele ser común en el ámbito de la ética de la comunicación social. Por lo dicho, por la multivocidad sobre el asunto, la disputa en torno a la noción de objetividad constituye un eje fundamental en el debate epistemológico. Con la emergencia de la ciencia social enel siglo XIX se impulsan cuestionamientos a la validez y objetividad científicas. En principio, la historia resulta conocida: los éxitos pragmáticos de la ciencia natural, especialmente de la física newtoniana, motivan una traslación acrítica del método y la concepción

33

epistémica de ésta a los estudios sociales. Ello se concreta, particularmente, en las obras de los positivistas:Saint-Simon, Comte, John Stuart Mill, Spencer, entre otros. Luego, al poco tiempo, surge entre historiadores, economistas, psicólogos y sociólogos alemanes la disputa del método, el Methodenstreit, como una reacción contra el imperialismo positivista. Un argumento emblemático de esta disputa, en cuanto a un personaje central como W. Dilthey, consistió en deslindar la realidad social y humana, la realidad«espiritual», de la realidad natural. El espíritu no resulta objetivable en leyes regulares y generales como las del modelo newtoniano. Se pensaba que si la ciencia social seguía este último camino quedaría condenada a la infertilidad de sus conocimientos, no aportaría ni predicciones ni leyes porque los objetos «espirituales» resultan singulares, únicos, son productos de acciones significativas,no mecánicas. Son objetos que demandan comprensión (Verstehen) en lugar de explicación (Erklären) —dirá Dilthey. Por ejemplo, lo valioso del conocimiento histórico consiste en comprender lo singular de los fenómenos, lo singular de la revolución francesa y de las motivaciones de los actores que en ella actuaron, más que explicar las leyes de toda revolución—si es que cabe hablar de leyes de unconcepto (revolución) que, como totalidad regulativa, tiene el fin metodológico de aprehender acontecimientos únicos. La ciencia social estuvo desde sus inicios transida por el debate epistemológico que, grosso modo, podemos comprender como una disputa entre una «razón positivista» y una «razón hermenéutica». Cada una de estas «razones» fundó y desarrolló su propia tradición hasta llegar a nuestros...
tracking img