Postomodernidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1612 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SOBRE LA CUESTION DEL METODO EN EL
DEBATE MODERNIDAD-POSTMODERNIDAD
RESUMEN:
Se trata de indicar el distinto papel atribuido al método en la filosofía
moderna y en la filosofía postmoderna. De cuestión nuclear pasa a ser
«cuestión superada». En este escrito se argumenta la optimalidad de un
pluralismo metodológico y, por lo tanto, de la conveniencia de revisar,
por una parte, latendencia moderna a la absolutización de un método
y, por otra parte, el rechazo postmoderno de método y de fun-
damentación.
SUMMARY:
We would like to indicate the different role assignated to the method
by the modern philosophy and by the postmodern philosophy. In the first
one, it was the most important question, but, now, in the second one, it
is of secundary nature.In this writing we argue the optimality of the
methodological pluralism and, so, of the convenience of reviewing, on
the one hand, the modern tendency to make absolute one method and,
on the other hand, the postmodern rejection of the method and the
fundament.
Es ya un tópico el relacionar la modernidad filosófica con la temática
del método. La modernidad inaugura lainsistencia prioritaria en la idea
del método (Descartes, Hume, Kant, Hegel...). La postmodernidad, en
cuanto rechazo -o superación- radical de la modernidad, es, pues, un
rechazo del método como cuestión nuclear. Y, en buena medida, este
rechazo explica que, en estos momentos, insistir en el tema del método
sea prácticamente lo mismo que la reivindicación de una «inactualiciad».
Parasituar la cuestión, debemos, en primer lugar, reconocer que el 126 Jos ep M . Esquirol
debate sobre la postmodernidad es un debate confuso; y lo es en la medida
en que el término «postmodernidad» se utiliza en contextos y con acep-
ciones notabllemente diferentes. La postmodernidad no es un movimiento
homogéneo. Sin embargo, ello no hace imposible encontrar una cierta
orientacióncomún. Desde la herencia de Nietzsche y de Heidegger, los
defensores de una época «postmoderna» pretenden anunciar el final del
racionalismo occidental. El proyecto de la modernidad -dicen- ha
fracasado, y con él las grandes filosofías de la historia que lo sustentaron.
A pesar de que, paradójicamente, uno tiene la impresión de que, a veces,
es como si en ciertos discursos postmodernosse manifestara una especie
de «hegeliana necesidad» de afirmar que ya se ha «superado» la moder-
nidad y se está en lo postmoderno.
Se conviene en que es principalmente Nietzsche quien por primera vez
pretende miniar y hacer saltar el racionalismo occidental; en este sentido,
este autor representaría la plataforma de entrada de la postmodernidad, el
punto de partida de todas lasnegaciones de la razón. Por otra parte, también
el influjo de Heidegger habrá de hacerse notar: En la «filosofía de la
deconstrucción» (Den-ida), en la tematización de la postmodernidad (Lyo-
tard) o en el «pensamiento débil» (Vattirno, Rovatti).
En general -y conscientes de correr el riesgo de tratar como ho-
mogéneo lo que no lo es-, la postmodernidad representa unacierta
sensibilidad que se opone a los programas de fundamentación. La crítica
a una razón moderna totalizante, identificadora y sistemática, cuyas
debilidades han ido siendo descubiertas paulatinamente por los «filósofos
de la sospecha», abona la opción por el fragmento, la diferencia, el
descentramiento. En un universo descentrado, la cuestión del fundamento
carece desentido. Mientras sigamos pensando al ser y al hombre me-
tafísicamente, como dotados de estructuras estables, que exigen que el
pensamiento y la existencia estén fundados intemporalmente, el pensa-
miento no podrá vivir de un modo positivo la edad postmetafísica, que
es la postmodernidad. Se trata, pues, de optar por un pensamiento débil
y no por un pensamiento fuerte, fundamentador. Se...
tracking img