Probando

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1580 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
"La causa del delito es el mal comportamiento de los individuos y no la consecuencia de condiciones sociales".

William Bratton, ex jefe de policía de Nueva York
(citado en el prefacio de Las cárceles de la miseria)

Seguridad ciudadana", "paz ciudadana", "un mordisco a la delincuencia"; son innúmeros los términos en boga utilizados para dar cuenta de la actual preocupación por la violenciaurbana, y que parecen reflejar un aumento sin precedentes del delito en nuestras ciudades. Poco importa que se señale la brecha existente entre las tasas de victimización y la sensación de inseguridad reflejada por periódicas encuestas de opinión (PNUD, 1998); resulta igualmente desestimada la creciente militarización de las policías y el ejercicio preferente de su fuerza contra los jóvenespobres (Ramos y Guzmán, 2000; Wacquant, 2001). Periódicamente, la prensa difunde casos emblemáticos de víctimas de la delincuencia; la "mano dura contra el delito" resulta, a la luz de los antecedentes divulgados, casi un sentido común. Sin embargo, sospechando de una construcción social en el discurso sobre la delincuencia, hay quienes aventuran explicaciones alternativas, las cuales cubren desde unacrisis del espacio público y la sociabilidad a la Sennett (1978) hasta un endurecimiento de las condiciones de vida en la ciudad (Moulian, 1997).

En Las cárceles de la miseria, Wacquant lleva a cabo una doble tarea. En primer lugar, desentraña los orígenes de esta nueva "sensatez penal", rastreando sus orígenes en los think tanks neoconservadores estadounidenses y develando el proyecto deordenación social que proponen; en segundo lugar, sitúa este corpus doctrinario en el contexto de una trasformación mayor, de carácter supranacional, relativa a una nueva gestión estatal de la miseria urbana. En efecto, plantea el autor, el tratamiento penal de la miseria no obedece tanto a un aumento en la cantidad o virulencia de los delitos como a una nueva forma de entender el papel que le cabe alEstado en el manejo de los problemas asociados a la marginalidad y la pobreza. En este sentido, el nuevo "sentido común penal" se plantea correlativo a la ideología neoliberal que concibe el ordenamiento económico y social en términos del individualismo y la mercantilización, constituyendo así ¾en materia de justicia¾ su traducción y complemento.

Wacquant sitúa el origen de este pensamiento enuna serie de instituciones estadounidenses vinculadas al neoconservantismo, entre las cuales destaca el American Enterprise Institute, el Cato Institute y la Heritage Foundation; sin embargo, el principal sindicado es el Manhattan Institute. Estos institutos de asesoramiento, de reconocida influencia en materia de pensamiento económico liberal han cumplido ¾según el autor¾ la importante misión dedifundir y legitimar los postulados relativos a una mayor presencia del aparato punitivo y judicial del Estado. En este movimiento, se hace responsable al excesivo asistencialismo estatal de fomentar la pobreza y la descomposición social, donde radica el germen de las violencias que aquejan a las ciudades. La retracción liberal del Estado keynesiano de posguerra implica, por tanto ¾y al mismotiempo que la desmantelación de las estructuras de asistencia social¾ un fortalecimiento de la presencia estatal a través de la policía y los tribunales.

En esta aparente paradoja radica el corazón del argumento de Wacquant. ¿Cómo aquellos que en un momento defendían a ultranza el "menos Estado", hoy claman por una mayor presencia de éste en lo penal? En la era de la desocupación masiva y delempleo precario, atribuidos a las transformaciones económicas del "nuevo capitalismo" y la economía global (Bourdieu, 1999; Sennett, 2000), la gestión punitiva de la miseria funge como una poderosa herramienta de control social: "Mano invisible del mercado y puño de hierro del Estado se conjugan y se completan para lograr una mejor aceptación del trabajo asalariado desocializado y la inseguridad...
tracking img