Problemas familiares

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1127 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 9 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Las ma­dres sol­te­ras en su ma­yo­ría se en­fren­tan a una se­rie de pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des de los que en oca­sio­nes no son muy cons­cien­tes, que im­po­nen se­rias li­mi­ta­cio­nes a su in­te­gra­ción so­cial y a su desa­rro­llo per­so­nal.

So­bre­car­ga
Las ma­dres sol­te­ras asu­men en so­li­ta­rio las fun­cio­nes pa­ren­ta­les, las ta­reas do­més­ti­cas, lasres­pon­sa­bi­li­da­des en la edu­ca­ción y el pe­so de ser la úni­ca fuen­te de in­gre­sos de la fa­mi­lia. Ge­ne­ral­men­te es­ta so­bre­car­ga de ta­reas las con­de­na a la au­sen­cia de vi­da per­so­nal. La pre­sión de la fa­mi­lia de ori­gen con­tri­bu­ye a em­peo­rar es­ta si­tua­ción, en la que fre­cuen­te­men­te se sien­ten des­bor­da­das.

So­le­dad
La si­tua­ción an­te­rior les im­pi­de de­di­car un tiem­po ala vi­da per­so­nal y so­cial y con­tri­bu­ye al ais­la­mien­to y ge­ne­ra sen­ti­mien­tos de so­le­dad, de aban­dono. Ade­más, uno de los te­mo­res prin­ci­pa­les de mu­chas ma­dres sol­te­ras es que na­die las quie­ra con un hi­jo, que no les sea po­si­ble reha­cer su vi­da afec­ti­va en pa­re­ja.

De­pen­den­cia
Cuan­to más jó­ve­nes, y más si son ma­dres ado­les­cen­tes in­ma­du­rasasu­mien­do res­pon­sa­bi­li­da­des enor­mes, la fa­mi­lia de ori­gen sue­le to­mar las rien­das de la si­tua­ción y po­ner las nor­mas. La au­to­ri­dad la tie­nen los abue­los. El ni­ño, has­ta que na­ce, no es de na­die. Des­pués, es de to­dos me­nos de su ma­dre. Ac­tual­men­te, los pa­dres no las echan de ca­sa, pe­ro ellas aguan­tan el mal­tra­to y la hu­mi­lla­ción de quien les pro­por­cio­na unlu­gar don­de vi­vir y los me­dios pa­ra sub­sis­tir. Se con­vier­ten en las “cha­chas” y las ca­san lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble, con lo cual su vi­da se con­vier­te en una vo­rá­gi­ne de acon­te­ci­mien­tos en los que se ven im­pli­ca­das sin de­ci­dir nun­ca por sí mis­mas.

Ba­ja au­to­es­ti­ma
Una se­rie de acon­te­ci­mien­tos in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te en la au­to­es­ti­ma de lasma­dres sol­te­ras: los cam­bios fí­si­cos que se de­ri­van del em­ba­ra­zo, el ais­la­mien­to de su gru­po de igua­les, el aban­dono de los es­tu­dios pa­ra cui­dar del be­bé, la in­fruc­tuo­sa bús­que­da de em­pleo sin pre­pa­ra­ción ni ex­pe­rien­cia, la vi­da ba­jo las nor­mas de la fa­mi­lia de ori­gen que les im­pi­de to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes, la cul­pa­bi­li­dad por ha­ber­seque­da­do em­ba­ra­za­das, la pér­di­da de to­das las ac­ti­vi­da­des gra­ti­fi­can­tes y la pre­pon­de­ran­cia de las ac­ti­vi­da­des obli­ga­to­rias.

Es­tig­ma­ti­za­ción
La so­cie­dad ac­tual no re­cha­za co­mo an­ta­ño a la ma­dre sol­te­ra de for­ma ex­plí­ci­ta, co­mo pe­ca­do­ra o in­mo­ral, pe­ro mu­chas ma­dres sol­te­ras per­ci­ben un re­cha­zo en­cu­bier­to, de­bi­do a sues­tig­ma­ti­za­ción co­mo in­cul­tas y anal­fa­be­tas; no se las tie­ne en cuen­ta en nin­gún si­tio ni se res­pe­tan sus de­re­chos a ni­vel fa­mi­liar y so­cial. Sis­te­má­ti­ca­men­te per­ci­ben es­te re­cha­zo cuan­do tra­tan de ne­go­ciar con las ins­ti­tu­cio­nes y se sien­ten ex­clui­das de las reunio­nes, en las que los po­lí­ti­cos se di­ri­gen ex­clu­si­va­men­te a los pro­fe­sio­na­les, de­ján­do­las a unla­do.

Des­em­pleo
Ser mu­jer y te­ner car­gas fa­mi­lia­res cons­ti­tu­yen dos de las ma­yo­res di­fi­cul­ta­des pa­ra con­se­guir un em­pleo ac­tual­men­te en nues­tro país. Las ma­dres sol­te­ras tie­nen la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar pa­ra po­der sub­sis­tir, sien­do la úni­ca fuen­te de in­gre­sos de su fa­mi­lia, pe­ro tam­bién tie­nen los ma­yo­res pro­ble­mas pa­ra la con­ci­lia­ciónde la vi­da fa­mi­liar y la­bo­ral por es­tar so­las en la crian­za de los hi­jos.

Ries­go de ex­clu­sión so­cial
Con­si­de­ra­mos que to­dos es­tos fac­to­res que aca­ba­mos de men­cio­nar con­lle­van un ma­yor ries­go de ex­clu­sión so­cial: ma­yor ne­ce­si­dad de apo­yo eco­nó­mi­co, de em­pleo, de vi­vien­da, de co­rres­pon­sa­bi­li­za­ción en ta­reas fa­mi­lia­res, de los...
tracking img