Procesos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3646 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Este documental no lo voy a analizar bajo el prisma de sus cualidades cinematográficas, si bien diré que los noventa minutos que dura se pasan en un suspiro y saben a poco.
Al Gore, candidato a la presidencia de los Estados Unidos, que finalmente perdió por aquellos quinientos votos de Florida, como quedó bien explicado en otro documental, en aquella ocasión de Michael Moore, ha recorrido mediomundo dando conferencias, con el único afán de convencer a la gente, ciudad a ciudad, país por país, por este vasto y maltrecho planeta de explicar qué es el cambio climático que estamos sufriendo. Cuáles son las causas y cuáles son las consecuencias, que ya estamos sufriendo. A Gore se le conocía en los 80 como Mister Ozono.
Digamos que para resolver un problema primero hay que partir de la basede que ese problema existe. Con el “cambio climático” los gobiernos se han mantenido fríos, en especial el Gobierno americano, el cual afirmaba una y otra vez que el cambio climático era un teoría no algo cierto y probado, aunque había detrás casi mil artículos científicos que avalaban el hecho de que el cambio climático era un hecho probado, una realidad.
Al Gore sobre una tarima con unapantalla gigantesca a sus espaldas, va desgranando de un modo extraordinariamente ameno, los cambios que se han venido sucediendo en las últimas decadas: la subida de las temperaturas, desaparición de especias animales y vegetales y aparición de otras (en forma de plagas), el derretimiento de zonas árticas polares, la desertización de mares interiores, el deshielo irreversible en las cimas antañonevadas, el azote de la naturaleza en forma de tornados y huracanes cada vez más frecuentes, intensos y virulento, cómo la subida del nivel del mar puede afectar a Holanda o Florida o cómo la desertización empeora la situación de los ya de por sí países pobres.
Al Gore hace reflexionar sobre el asunto, planteándolo no solo como un tema político (que lo es, pues son las administraciones las que máspueden actuar con sus medidas, reglamentos y leyes sobre el medio ambiente), sino también una cuestión moral o ética, entendida como el mundo que vamos a dejar a las próximas generaciones, si es que les podremos legar algo, si las cosas siguen como hasta ahora y no se lleva a cabo un movimiento interplanetario que vele por la salud de la tierra, por la reducción de la emisión de gases, por políticasque inciden en un consumo más eficiente, menos contaminante, que permita un mejor aprovechamiento de los recursos.
Este documental hay que verlo, es de obligado visionado. Gore no hace sangre, con lo que los gobiernos han hecho o han dejado de hacer, no, lo que Gore quiere es abrir los ojos a una realidad que existe, a esa verdad incoveniente que algunos no quieren admitir, para así una vezentendamos que el “cambio climático” es un problema y serio tomar las medidas para tratar de arreglarlo, si es que todavía estamos a tiempo.
Gore concluye el documental diciendo que aún se puede hacer algo: “Hay un peldaño entre la negación del fenómeno y la desesperación. Tenemos el conocimiento, energías renovables, formas de ahorrar energía… Sólo nos falta la voluntad política. Y ese sí es unrecurso renovable.
Hace viento y el cielo está deshilachado. La terraza del hotel Hilton de Cannes parece un lugar desolado preso de una agitación callada. En una pequeña mesa, bajo una sombrilla, Al Gore, vicepresidente de Estados Unidos entre 1992 y 2000 y frustrado candidato a la presidencia en 1999, concede entrevistas para promocionar una película que él mismo protagoniza. El ritual no esdiferente del que practica cualquier productora de Hollywood; tal vez un poco más austero, pero eso, finalmente, depende del presupuesto. Lo que sí es diferente es el producto que Gore promociona.

En diciembre de 1999, tras una intriga de varias semanas y una tensa batalla judicial, Gore –que había superado a George W. Bush en número de votos– acabó aceptando los dudosos resultados de varias mesas de...
tracking img