Profesor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2914 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS ÀRBOLES MUEREN DE PIE

SEGUNDO ACTO

A: Felisa, Genoveva ¿todo está listo?

G, F: Si solo esperamos la llegada de sus nietos.

A: ¡Mauricio! ¡Por fin! Ha acabado la espera de 20 años.

B: Un momento Eugenia, Mauricio no viene solo ni, mal acompañado.

A: ¡Oh perdón!

M: Ahí tienes a tu linda enemiga

A: ¿Mi enemiga? ¿Por qué?

M: ¿Crees que no se te notaba en las cartas?¿Quién será la intrusa que viene a robarme lo mío? Pues aquí está la intrusa. Isabel, la devoradora de hombres.

A: Por favor, no vaya a hacerle caso. Es su manera de hablar.

I: Si le conoceré yo. (Le besa las manos) Señora.

A: Así no; en los brazos. (La besa en la frente.) No te extrañara que te hable de tu ahora.

I: Se lo agradezco.

M: ¿Que le andas buscando? Algo escondido detrás delos ojos.

A: No, son claros, tranquilos.

M: Y no saben mentir cuando terminen una vez ya lo han dicho todo. (Avanza sonriente hacia Genoveva tendiéndole la mano) Supongo que ésta es la famosa Genoveva.

B: La misma.

G: ¿Conocía mi nombre el señor?

M: La abuela me escribía siempre todo lo bueno de esta casa; y entre lo mismo no podía faltar usted. ¿Todo bien?

G: Bien. Muchasgracias, señor (Vuelva la doncella con el resto del equipaje)

F: Dice el chofer que si vuelve a la aduana a buscar los baúles.

I: Mañana; por esta noche con el equipaje de mano sobra.

M: Súbanlo por favor. (Ayudando a la doncella) Y entre nosotros no tiene que llamarlo chofer llámele simplemente Manolo como los domingos. (Guiña el ojo. La doncella ríe ruborizada)

F: Gracias. Simpático¿Ah?

G: Simpático y señor.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

B: ¿Sola?

A: No le hago ninguna falta; conoce la casa mejor que yo.

M: ¿Qué tal la pequeña enemiga?

A: Deliciosa de verdad. Sabes elegir ¡Ah! Dos cosas tienen que me encantan.

M: ¿Dos nada más? La primera…

A: Esa manera de hablar el castellano. ¿No era inglesa la familia?

M: Te diré… Lospadres si pero los abuelos... uno era español.

B: Claro así se explica… es el idioma de la infancia, el de los cuentos.

A: Que infancia ni que cuentos. Para una mujer enamorada el verdadero idioma es siempre el del marido. Eso es lo que a mí me gusta.

M: Bien dicho. ¿Y la otra cosa?

A: La otra, ni tú mismo te habrás dado cuenta. Es algo que tienen muy pocas mujeres; tiene la miradamás linda que los ojos. ¿Te has fijado?

M: Ya decía yo que le notaba algo… pero no sabía qué.

A: Pues ya sabes qué. Ahora aprende a conocer lo tuyo. (Le dice al abuelo) ¿Le has hablado ya?

B: ¿De qué?

A: Ya me imaginaba que no ibas a tener valor. Pero es necesario… y ahora que estamos solos mejor.

M: ¿Algún secreto?

A: Lo único que no me atreví a recordarte nunca en las cartas.Aquella última noche… cuando te fuiste… ¿comprendes? El abuelo no supo lo que hacía; estaba fuera de sí…

B: Por favor… basta de recuerdos tristes.

A: Afortunadamente supiste abrirte paso. Pero un muchacho solo por el mundo… Si la vida te hubiera arrastrado por otros caminos (ve con una mirada de reproche al abuelo). ¿De quién será la culpa? Eso es lo que el abuelo no se había atrevido aconfesar en voz alta. Pero en el fondo de su conciencia yo sé que no ha dejado un solo día de pedirte perdón.

M: Al contrario; hizo lo que debía. Y si a algo debo respeto y gratitud es a esta mano que me hizo hombre en una sola noche. (Se la estrecha fuerte) Gracias, abuelo (Se abrazan. La abuela respira profundamente)

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B: ¿Otra copita?M: Sí, gracias.

A: A mí también; la última.

B: (Sirviendo) ¿Y qué tal tus negocios?

M: ¿Cuáles?

I: ¿Cuáles van a ser?, las casas, los grandes hoteles.

A: ¿Has hecho alguna iglesia?

M: No; arquitectura civil nada más.

A: (levanta su copa) Viva la arquitectura civil…

I: Vamos abuela han sido demasiados nervios hay que descansar.

A: ¿Esta noche? ¿Dormir yo esta...
tracking img