Programas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 298 (74393 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PULPITO CRISTIANO Samuel Vila
INTRODUCCION Después de haberse agotado la 3.a edición del libro SE MONES ESCOGIDOS, del pastor Samuel Vila, nos complacemos en dar a luz este segundo volumen para ayudar, con más variedad de temas, a los obreros del Señor, profesionales y voluntarios, que han venido utilizándolos con gran provecho y complacencia de parte de sus auditorios, como algunos han tenidola franqueza de declararnos de palabra y por carta. Cómo ha sido usado el primer volumen de esta serie. Muchos nos dicen que han hallado en SERMONES ESCOGIDOS el plan para un sermón cambiando mucho de su contenido; otros han utilizado párrafos, pensamientos y anécdotas para un sermón propio con otro plan; otros los han usado casi intactos después de leerlos detenidamente. Pero todos declaran lo muyútil que les ha sido aquel pequeño arsenal de ideas para el pulpito; y expresan su deseo de que el veterano predicador doctor Vila, saque más material de su archivo de tantos años en el servicio del Señor y lo ponga a disposición de sus colegas en el ministerio a ambos lados del Océano. PULPITO CRISTIANO es el cumplimiento de esta sugerencia; y lo es, creemos, de un modo superlativo. En SERMONESESCOGIDOS hay mucho material: pero no también trabajado como en el presente volumen. Como explicábamos en el Prólogo, aquellos fueron sermones de tiempos difíciles en España, preparados apresuradamente para ser dados a los predicadores improvisados que se reunían por las casas. Lo que necesitaban aquellos, entonces, eran ideas; muchas ideas, más que modelos de elocuencia, que entonces habría sidodifícil adaptar o imitar, y que tampoco eran propios de semejante predicación casera. Características de la presente colección: Los presentes son más sermones de pulpito. Están mejor elaborados, la mayoría de ellos; no sólo en ideas, sino en expresión. Al revisarlos para ser puestos en este libro, el autor ha tenido en cuenta el capítulo XII, recientemente añadido, a la sexta edición de su libroManual de Homilética; y también las necesidades de este tiempo moderno, con el formidable avance de la cultura mediante los nuevos medios de comunicación y enseñanza. No solamente es necesario decir buenas cosas a los oyentes de nuestros días, sino que hay que decirlas bien. Esto ha inducido al autor a dar más extensión material a los presentes sermones, limitando un tanto la exhuberancia de ideasque aparece en el volumen anterior. Treinta sermones ocupan casi igual espacio que cincuenta en aquél; pero no significa que sean más largos, sino que algunos son expresados con más detalle, palabra por palabra; especialmente en su primera parte, dejando a la iniciativa e inspiración del predicador la aplicación de sus enseñanzas en la parte final, con breves indicaciones al respecto.

El autorha sido siempre enemigo de la elocuencia rebuscada, consistente más en palabras que en ideas, y sabe que el mayor peligro para los predicadores noveles es que, procurando hacerse elocuentes, multiplican de tal modo las bellas frases, a veces sin mucho tino, al principio del sermón, que no les queda tiempo luego para sustanciosas enseñanzas y aplicaciones prácticas, especialmente cuando elbosquejo carece de un plan lógico y ordenado. En los presentes sermones no sólo hay el plan para cada sermón, sino la expresión del mismo, palabra por palabra en la parte más difícil del mensaje. Puede ser, pues, el presente volumen, un modelo útil para jóvenes que empiezan a lanzarse al difícil arte de la predicación, mostrándoles cómo pueden decirse las cosas de un modo claro y concreto. Cómo debenevitarse adjetivos inútiles; así como fastidiosas repeticiones de la misma palabra en un párrafo, cuando existen en nuestro riquísimo castellano infinidad de seudónimos que pueden expresar la misma idea con igual o mejor precisión. Sin caer en la petulancia de usar palabras que no son de uso común, y serían un enigma para la mayoría de oyentes. Por esto nos permitimos recomendar a los señores...
tracking img