Prometeo encadenado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1514 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESUMEN DEL LIBRO PROMETEO ENCADENADO
El semidiós Prometeo, atado a una roca, gritaba por la injusticia que le hizo el dios Zeus. Las ninfas, que eran hijas de océano, se acercaban a consolarlo, pero no podían liberarlo. Prometeo era hijo de una ninfa del océano, Climenes, y del titán Japeto, él desafió al dios Zeus dos veces, y éste furioso, lo condeno al sufrimiento eterno.

Prometeo amaba yprotegía a la raza humana, pero él fue advertido de que los hombres solamente podían consumir los peores animales cazados por la gente de los templos y al Dios Zeus le tenían reservadas los trozos más delicados y sabrosos, Prometeo enojado ideó un plan para burlarse de Zeus.

Condujo un buey hasta el altar, lo sacrificó y separando las carnes y los huesos, metió las primeras en un saco y lossegundos en otro. Invocó a Zeus y lo invitó a elegir el saco que más le gustara. Él eligió los huesos, que habían sido envueltos en grasa por Prometeo, y Zeus al darse cuenta decidió vengarse quitándole a los humanos el don del fuego. Apagó los hogares de todas las viviendas humanas, dejando en la oscuridad a la raza humana.

A partir de aquel día los hombres no tuvieron más arados, armas niherramientas; no se encendieron lámparas cuando caía la noche, y la humanidad se sintió infeliz, pues había perdido el fuego.

El más infeliz era Prometeo, porque se sentía culpable por haber provocado la cólera de Zeus. Pero a su vez creía que todo esto era muy exagerado porque por una burla insignificante castigo a la raza humana.

Prometeo sabía que en el reino de los dioses había una grutasagrada. En ella ardía un fuego perenne, origen de todos los fuegos. Entonces Prometeo decidió ir a robar una centella para restituir el fuego que Zeus le quito a los hombres.
Cuando Zeus se dio cuenta de que de las chimeneas de las viviendas de los hombres salía humo, comprendió que su poder había sido desafiado otra vez por Prometeo. Entonces furioso encadenó a Prometeo a una roca sobre una altacumbre, y ordenó que un águila le abriera el vientre y le devorara el hígado. Durante la noche, el hígado de Prometeo crecía de nuevo, y al día siguiente volvia a ser devorado por el águila de Zeus.

Pasó el tiempo, pasaron siglos, y todos los días se escuchaban los gritos de Prometeo. El sufrimiento de éste despertaba compasión, pero nadie se atrevía a ayudarlo. Un día Hércules paso por allí, ymató de un flechazo al águila. Así terminó el castigo de Prometeo.

BIOGRAFIA DEL AUTOR
Fue uno de los «Maratonianos»; luchó en las guerras promovidas contra los Persas en la batalla de Maratón 490 a. C., en las de Salamina 480 a. C. y, posiblemente, en la de Platea. Alguna de sus obras, como Los persas 472 a. C., y Los siete contra Tebas 467 a. C., son el resultado de sus experiencias deguerra. Fue, también, testigo del desarrollo de la democracia ateniense.

En Los suplicantes 490 a. C., puede detectarse la primera referencia que se hace acerca del poder del pueblo, y la representación de la creación del Areópago, tribunal encargado de juzgar a los homicidas. En las Euménides 478 a. C., se apoya la reforma de Efialtes 462 a. C., transferencia de los poderes políticos del Areópagoal Consejo de los quinientos.

Se le acusó de haber revelado los misterios de Eleusis, por lo que fue juzgado y posteriormente absuelto. Viajó a Siracusa, en Sicilia, invitado por el tirano Hiéron, para el que produjo Las mujeres de Etna en honor a la nueva ciudad de Etna que éste había fundado, y puso, de nuevo, en escena, Los persas. Tras la representación de la Orestíada 458 a. C., volvió avisitar Sicilia, donde murió en Gela, entre 456 a. C. y 455 a. C.

Tuvo un hijo, Euforión, que, como él, fue un poeta trágico. Escribió 82 piezas (algunas fuentes las cifran en 90), consiguió su primera victoria en composición dramática en el 484 a. C., siendo sus rivales Pratinas, Frínico y Quérilo. Sólo fue vencido por Sófocles en el año 468 a. C. De la importancia de su obra da fe el hecho de...
tracking img