Propiedad privada

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5586 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA PROPIEDAD, EL DESTINO UNIVERSAL DE LOS BIENES
Y LA JUSTICIA SOCIAL EN EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA
Prof. Flavio Gutiérrez Velasco
Se presenta el pensamiento del Magisterio Social de la Iglesia acerca de la legitimidad de la propiedad privada, pero no como un derecho absoluto, sino que ésta tiene una función social, basándose en que Dios dio la tierra para todos. Asimismo, seexplican las implicancias que esta enseñanza tiene en la economía de mercado que actualmente predomina en nuestro mundo.


INTRODUCCION

Hoy día, - en que predomina la economía de mercado, que se fija más en el beneficio que en la persona, en el lucro individual que en el bien común, en que se ve la propiedad privada como un derecho absoluto, sin tener en cuenta su dimensión social, la justiciasocial - , se hace urgente recordar las enseñanzas del Magisterio social de la Iglesia, especialmente aquellas contenidas en la Centessimus Annus del Papa Juan Pablo II[1] acerca de la propiedad, el destino universal de los bienes y sus implicancias en la justicia social.

Primeramente analizamos sucintamente las raíces bíblicas de la dimensión social de la propiedad y la denuncia de lainjusticia, sobre todo en la Ley y los Profetas y las actitudes de Jesús para con la gente marginada. En segundo lugar destacamos la enseñanza de los Padres de la Iglesia, que inciden en la propiedad social como aquello que es conforme al derecho natural. Seguidamente abordamos la distinción que hace S. Tomás de Aquino entre justicia conmutativa y justicia distributiva. Después nos detenemos en unestudio acerca de las enseñanzas de la Iglesia sobre el destino universal de los bienes y la propiedad, enfatizando la función social que ésta tiene. Finalizamos este trabajo abordando el tema del derecho de propiedad y la justicia social, donde destacamos las enseñanzas de los Papas Juan XXIII, Pablo VI y sobre todo Juan Pablo II acerca de la economía social de mercado, en la cual se enfatiza lajusticia social y la solidaridad, para evitar que el neoliberalismo y su concepción puramente economicista se absolutice recordando a los agentes económicos que no deben perder de vista que por encima de todo está la justicia social y la solidaridad.

1. UNA MIRADA HISTORICA
1. Raíces bíblicas
El problema de la propiedad y la justicia social tiene sus raíces en las Sagradas Escrituras.En el Antiguo Testamento, en la Ley y los Profetas, el tema de la justicia social salta a primer plano, de manera que la justicia es un tema indisolublemente religioso y moral, por ello el santo es el justo. La legislación de Israel insiste mucho en el derecho del pobre, del huérfano, de la viuda, del forastero y los marginados sociales. Ellos tienen derecho a obtener lo necesario paravivir, a ser tratados con justicia (Dt 24,14-15; 17-18).


Los profetas están preocupados por las terribles injusticias que los ricos cometen contra los pobres, denuncian valientemente la injusticia de los ricos y los falsos ayunos y oraciones, que no sirven de nada si no se practica la justicia; sólo ven en ellos hipocresía cuando no van acompañados de la práctica de la justicia. Bastará concitar, entre los numerosísimos textos de los profetas, el siguiente texto de Amós:
“Yo odio y aborrezco sus fiestas
y no me agradan sus reuniones.
No me gustan sus ofrendas,
ni sus víctimas consumidas por el fuego;
ni me llaman la atención sus sacrificios.
Váyanse lejos con el barullo de sus cantos,
No me molestencon la música de sus arpas.
Quiero que la justicia
sea tan corriente como el agua,
y que la honradez crezca como un torrente inagotable”[2].


En el Nuevo Testamento, en los Evangelios se destaca el mandamiento del amor, que lleva hasta amar al enemigo e identificarse con el pobre. Los que poseen riquezas son sólo administradores de los bienes (Lc...
tracking img