Prostitutas y burdeles en la literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13116 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Prostitutas y burdeles en la literatura

En este capítulo se expondrán de manera breve algunas enunciaciones de burdeles y prostitutas en textos clásicos de siglos anteriores al XX, posteriormente se realizará la reseña de las novelas sobre burdeles y prostitutas en la literatura hispanoamericana del siglo XX. La finalidad del presente capítulo es hacer una revisión de las recurrencias al temaa través de los siglos y finalmente esbozar obras latinoamericanas del siglo XX en las que ya aparecen las prostitutas como protagonistas y los burdeles como recurrencia espacial en donde se desarrolla la trama.
Iniciamos con el libro del profeta Ezequiel donde el simbolismo de la prostitución es dirigido a Jerusalén Israel y Judá, también ahí encontramos el odio recalcitrante hacia laprostitución, mediante la historia simbólica de Israel, es importante notar que se cuenta toda una historia que aún siendo simbólica denota el conocimiento por parte del profeta acerca de los elementos de belleza y de prostitución.
Dice en en el capítulo 16:
«Me fue dirigida la palabra de Yahvé y me dijo: "Hijo de hombre, haz conocer a Jerusalén sus abominaciones y di: Así habla Yahvé Dios a Jerusalén:Por tu origen y nacimiento eres de la tierra de los cananeos, tu padre era un amorreo y tu madre una hitita. En tu nacimiento, el día que naciste, no fue cortado tu cordón umbilical, no fuiste lavada con agua para ser purificada, no fuiste frotada con sal ni fajada -con pañales. Nadie se apiadó de ti para prestarte uno de esOs servicios por compasión hacia ti, quedaste expuesta en el campo por larepulsión que infundías el día de tu nacimiento. Yo pasé junto a ti y te vi agitarte en tu sangre y te dije cuando estabas en tu sangre: ¡vive!
¡Crece! Y te hice crecer como la hierba de los campos y creciste, te desarrollaste, llegaste al período núbil, te crecieron los pechos y tu cabellera fue abundante, pero estabas desnuda y descubierta. Pasé junto a ti y te vi. Era el momento, el momento delos amores, extendí sobre ti el borde de mi mano y cubrí tu desnudez, te presté juramento e hice alianza contigo, oráculo de Yahvé Dios, y fuiste mía.
Te lavé con agua, limpié tu sangre de encima de ti y te ungí con óleo. Te vestí de recamado y te calcé de piel de tejón, te ceñí de lino y te cubrí de seda, te adorné con joyas, puse brazaletes en tus manos y un collar en tu cuello.
Puse unanillo en tu nariz, pendientes en tus orejas y una magnífica diadema sobre tu cabeza. Estabas, pues, adornada de oro y plata, tus vestidos eran de lino fino, de seda y recamado, te alimentabas de flor de harina, de miel y de aceite, llegaste a ser extraordinariamente bella y conseguiste llegar a ser reina. Tu fama se extendió entre las naciones a causa de tu belleza, porque era perfecta, por elesplendor que yo había puesto en ti, oráculo de Yahvé Dios.
»Pero confiaste en tu hermosura y merced a tu fama te has prostituído y has prodigado tu prostitución a todo transeúnte entregándote a él. Tomaste tus vestidos y te hiciste lugares altos coloreados para prostituirte en ellos, cosa nunca ocurrida y que no ocurrirá más. Tomaste las magníficas joyas que yo te había dado, hechas de mi oro y demi plata, y te has hecho con ellas imágenes de hombres para prostituirte con ellas. Cogiste las telas recamadas y las cubriste con ellas y has puesto delante de ellas mi óleo y mi incienso. Mi pan, el que yo te había dado, la flor de harina, el aceite y la miel con los que te alimentaba, los has puesto delante de ellos en ofrenda de suave olor. He aquí lo que has hecho, oráculo de Yahvé Dios. Hascogido tus hijos y tus hijas, las que habías dado a luz, y se las sacrificaste como alimento. Era poca cosa el haberte prostituido para que degollaras a mis hijos a fin de entregárselos haciéndolos pasar por el fuego en su honor. Y en todas tus abominaciones y prostituciones no te has acordado de los días de tu juventud cuando estabas desnuda y descubierta agitándote en tu sangre. Y para colmo...
tracking img