Proyecto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 111 (27670 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Cómo salgo de mis deudas? Andrés Panasiuk
Un Sello de Editorial Caribe Betania es un sello de Caribe-Betania Editores © 2003 Caribe-Betania Editores una división de Thomas Nelson, Inc. Nashville, TN—Miami, FL (EE.UU) E-Mail: info@caribebetania.com www.caribebetania.com ISBN 0-88113-752-9 Reservados todos los derechos. Prohibida la reproducción total o parcial de esta obra sin la debidaautorización por escrito de los editores.

Dedicatoria
A mi equipo de trabajo en Conceptos Financieros Crown: hombres y mujeres dedicados con alma y vida, a lo largo y a lo ancho de Latinoamérica, a romper las cadenas de la esclavitud financiera en todo el continente.

Tabla de contenido
Prefacio 1. ¿Por qué nos endeudamos?

Los principios de la prosperidad Aprenda el arte del contentamientoEjercite la perseverancia Ahorre con regularidad Ponga en práctica el dominio propio El poder de la voluntad El ejemplo de Viktor E. Frankl A veces hay otras razones Nuestro nivel social Nuestra poca confianza en Dios Salirnos de la voluntad de Dios
2. Reglas para pedir prestado

El pedir prestado es un concepto negativo y no recomendable El pedir prestado debe ser un compromiso a corto plazo

Loque se pide prestado se debe devolver Compromiso al Descubierto Presunción del mañana
3. Las tarjetas de crédito

Nunca compre con la tarjeta algo que no esté presupuestado Comprométase a pagar cada mes el 100% del saldo Comprométase a no usar más su tarjeta de crédito Advertencias
4. ¿Cómo pagar las deudas?

Hay que cambiar de adentro hacia afuera La literatura del ser y del hacer Un plande control de gastos No un plan cualquiera: Uno que dé resultado
5. Un plan de sanidad de deudas Conclusión

Prefacio
En uno de mis viajes por la India me encontré con un hombre de negocios muy afluente que me permitió pasar algunos días en su casa. Mientras estaba de visita, me di cuenta de que tenía un grupo de empleados bastante eficientes que nos servían y acompañaban a diferentes lugares.Cuando lo felicité por el compromiso y la eficiencia de sus empleados, se dio vuelta, me miró y me dijo: «No son empleados. Son esclavos». La fuerte impresión que me causó su comentario apenas me permitió esbozar una pregunta de asombro: —¿Cómo que son esclavos? —Sí—me contestó mi amable anfitrión—. Son hijos de mis deudores. Con el correr de la conversación descubrí que en algunos lugares delmundo, cuando uno necesita dinero prestado, en lugar de ir a un banco o de sacar una tarjeta de crédito, simplemente va en busca de una persona que posee dinero y le pide el capital que necesita, generalmente a intereses bastante usurarios. Si necesita luego más dinero, no hay ningún problema: el dinero se presta. Puede pedir las veces que quiera, con una salvedad: si no puede pagar, entonces elprestamista toma a su hijo como esclavo hasta que usted pueda pagar la deuda. Esto me hace acordar una gran verdad que surge de los libros Sapiensales, unos 10 siglos antes de Jesucristo: «El rico se enseñorea de los pobres, y el que pide prestado es siervo del que presta». Era verdad 3.000 años atrás y es verdad hoy día: cuando pedimos prestado, cualquiera sea la razón y cualquiera sea nuestroacreedor, nos convertimos en esclavos de nuestros prestamistas. Cuando mi esposa y yo nos pusimos en contacto con los materiales del Dr. Larry Burkett y Conceptos Financieros Crown—del cual ahora soy el director para el mundo

hispanoparlante—, teníamos deudas por más de 65.000 dólares. No éramos tontos. Simplemente ignorábamos cómo manejar adecuadamente nuestras finanzas. Como no teníamosprincipios que guiaran nuestras decisiones económicas, cometimos errores financieros que luego nos llevaron a una situación de deudas extrema. Por ejemplo, a pesar de alquilar en Chicago, habíamos comprado una casa en el sur de Florida. Yo todavía me pregunto qué hacía una parejita recién casada, en Chicago, con una casa a más de 2.000 kilómetros de distancia. Por supuesto, nosotros pensamos que sería...
tracking img