Prueba - burrito

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1700 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El burrito.
Jakob y Wilhelm Grimm
En un lejano y maravilloso país había un rey y una reina que gozaban de grandes riquezas: palacios servidores, tierras,vasallos, joyas. Tenian todo lo que podian desear, excepto lo más importante: hijos. La reina no era feliz por ello. -Soy como un campo en el que nada florece- se lamentaba a menudo.
Al fin Dios atendió sus deseos; nació un niño, pero estemás parecia un borriquito que un ser humano. Y cuando la madre lo vio comenzó a gritar: - ¿Cómo puedo creer que este sea hijo mío? – lloraba con desesperación-.Preferiria no tener hijos que tener un hijo que parece un burro. Tendre que arrojarlo al río para que no lo vuelva a ver.
El rey al oir a su esposa decir algo tan horrible, la miro con pena. Y desaprobando por primera vez la voluntad de lareina, dijo: - No procederemos así. Dios me lo ha dado, es mi hijo muy querido y sera mi heredero. Cuando yo muera, él ceñirá la corona real y gobernará mi reino.
Así el príncipe con apariencia de burrito fue criado con esmero y crecio. Crecieron también sus orejas primorosamente largas y esbeltas, así como sus extremidades grandes y toscas. Por lo demás era alegre y juguetón; le encantaba jugary aprendía todo con gran facilidad. Lo que más le gustaba era la música; sentía una particular inclinación por ella, de tal forma que un día fue a ver a un famoso maestro de música y le dijo: -Enseñame tu arte. Quiero llegar a tocar el laúd tan bien como tú. – ¡ay mi pequeño señor!- respondio el músico-, le va a resultar muy dificil. Los dedos de su alteza no estan hechos para esto; son demaciadograndes. Me temo que las cuerdas del laúd no resistan. Pero sus excusas no sirvieron de nada. El príncipe burrito quería tocar el laúd, tenía que tener el laúd y empezó a recibir las primeras lecciones. Fue un alumno tan perseverante y aplicado que no tardó mucho tiempo en dominar el instrumento. Lo tocaba tan bien o mejor que su maestro, haciendo que el rey se sientiera orgulloso de su hijo. Noasí la reina, que sólo acertaba a ver en él a un ser repugnante.
Al príncipe le gustaba pasear por el campo. Un día se acerco a una fuente, en cuyas cristalinas aguas se vio reflejado. Por primera vez vio que su figura que parecía un asno. Quedo tan consternado por ello que al volver al palacio preparo con sigilo lo necesario para irse a recorrer el mundo. Invitó a un fiel amigo que lo acompañaray, sin despedirse del rey, salió cuando todos dormian. Erraron de un lado a otro y sólo él fue viendo misteriosas transformaciones en sí mismo, que disimulo hábilmente a los ojos de su compañero. El viaje le resultaba una rica y maravillosa experiencia. Todo contribuía a aumentar sus conocimientos.
Un día llegaron a un lejano país gobernado por un rey anciano y bondadoso. Este tenía una solahija, la que era muy hermosa y con fama de discreta. El principe dijo a su compañero: - Aquí pasaremos un buen tiempo. Llamó a la puerta del palacio y gritó: - ¡ Aquí hay huéspedes! Abran la puerta para que podamos entrar.
Como las puertas no se abrían, el principe se sentó y sacando su laúd se puso a tocar las más bellas melodías. Entonces el centinela abrió desmesuradamente los ojos, corrió a veral rey y le dijo: - Ahí afuera hay un joven borriquillo que está tocando el laúd como un maestro consumado, y un joven que debe ser su amo. –Hazlos pasar- ordeno el rey-. Quiero oír a ese músico.
Los dos amigos entraron, pero cuando los presentes vieron que el que decían músico no pasaba de ser un borriquillo, se pusieron a reir y a burlarse del músico y su laúd. Luego quisieron que almorzaracon los servidores, pero el joven se nego diciendo: - No soy un borriquillo común de los establos, yo soy un noble. – Si eres lo que dices, anda entonces a sentarte con los centinelas. – No replicó el principe-, yo no tengo nada que ver con armas. Quiero sentarme junto al rey. El rey se puso a reír y miró divertido al insólito personaje. – Muy bien - le dijo, se hara como deseas, borriquillo....
tracking img