Prueba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1155 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El hombre que aprendió a temer
Fabián Tejeda caca
Esta, es la historia de Manuel. La historia de aquel hombre que una noche aprendió a temer. Manuel era un tipo recio, fuerte y bien parado. Para cuando le sucedió todo lo que narraré a continuación, Manuel tenía la curiosa edad de treinta y tres años. Era 31 de octubre, víspera del día de los muertos y el mismo día en el que DonJosé, quien se consideraba el hombre más fuerte del pueblo, era enterrado. Como Manuel quería ocupar tan prestigioso lugar, esa misma noche de 31 de octubre, decidió retar al mismísimo diablo, en quien no creía.

Ese día, bien temprano, cuando todo el pueblo volvía del cementerio, Manuel sacó su peinilla y comenzó a sacarle filo, en frente del portón de su casa. El hacer eso en aquel pueblo erasinónimo de que iba a haber una riña, pero como Manuel no tenía enemigos aún, la gente se extrañaba de verlo en tal situación. Muy pronto una murmurante multitud rodeaba a Manuel y tapaba el paso por la vieja calleja. Nadie se atrevía a preguntarle nada a Manuel, pues su rostro empapado en sudor y su mirada fija en las chispas que salían de la hoja de su machete, lo hacían ver inquietante yamenazante. Por fin, luego de un rato, el lechero del pueblo, Don Gustavo, dio un paso adelante y con trémula voz le preguntó a Manuel:

-¿Con quien vas a pelear vos?-

Manuel respondió sin voltearle a mirar:

-Le voy a demostrar a todos, quién es ahora el más fuerte en el pueblo. Esta noche, víspera del día de los muertos, iré a lo que todos conocen como la curva del diablo y pasaré la noche ahí.Como el diablo no existe, les demostraré a todos que no hay porque temerle. Pero en caso de que exista, con esta misma peinilla le cortaré el rabo y las orejas y al amanecer los traeré para que todos los vean-.

Dicho esto, la gran mayoría lo tomó por loco, pues ya eran muchas las historias que se contaban aquel sitio, reconocido porque quien pasase por ahí luego de las seis de la tarde,seguramente el diablo lo mataría y robaría su alma. Las viejas rezanderas se persignaban, otros le rogaban que no cometiera tal locura y otros le animaban, invadidos de júbilo al ver la valentía del hombre. 

Al caer la tarde, Manuel se puso de pie y con su peinilla, más afilada que nunca y blandida al cielo, gritó a los cuatro vientos:

-Mañana, con las primeras luces del día, este pueblo tendrá unnuevo héroe, pues probaré que ni dios ni el diablo existen y que para el hombre no hay imposibles. Mañana entraré al pueblo lleno de gloria, con un rabo y una cola, bien sea del diablo o del guatín que cace para comenzar las fiestas del pueblo, 

Así pues, Manuel partió hacia el oriente, a la salida del pueblo y cuando ya el día sofocaba sus luces en el horizonte, Manuel llegó al famoso sitio.Ahí, al lado de un viejo pozo que había en el lugar, se sentó a esperar el día, confiado de que nada pasaría, más que animales, pájaros y algo de frío.

Mientras pasaban las horas, Manuel se iba llenando de orgullo y de satisfacción. Ya se imaginaba rodeado de las muchachas del pueblo y del respeto de todos. Ya se imaginaba lleno de regalos y al mismo alcalde condecorándole por sus valerososactos. Pasaron las diez, las once, la doce, la una y nada sucedía. Manuel, confiado de su triunfo, decidió recostarse y dormir las horas que faltaban para que amaneciera. Al fin y al cabo, y según él, nada iba a suceder y le esperaba un día glorioso.

Cuando Manuel estuvo profundamente dormido, iban siendo casi las tres de la mañana, hora en la que dicen que todo lo oscuro deja este mundo y huyedespavorido a su profundo encierro. En medio de su sopor, Manuel escuchó un ruido infernal, como si cien cerdos murieran a la vez, como si cien toros bufaran a la vez, como si cien volcanes estallaran a la vez. Manuel, se despertó sobresaltado, pero no vio absolutamente nada. Todo a su alrededor estaba tranquilo y normal. Manuel vio la hora y decidió no dormir más. Se inclinó en el pozo para sacar...
tracking img