Psicoanalisis de hamblet

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3115 palabras )
  • Descarga(s) : 16
  • Publicado : 28 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hamlet en Psicoanálisis. Juan Capetillo

No pocos psicoanalistas han sucumbido a la tentación de interpretar el conflicto que porta un personaje del teatro universal; no han sido los únicos, sabemos, pues el enigma que nos presenta Hamlet ha ocupado a pensadores e investigadores de distintos campos, uno que otro de colosales tamaños, como sería el caso de Goethe.
¿Por qué no actúa Hamlet?¿Por qué no ejecuta el acto que daría respuesta a su pregunta por el ser: «To be or not to be, that’s the question»? ¿Por qué no mata a Claudio tal como se lo dicen todos los argumentos racionales y morales? ¿Qué es lo que le impide empuñar la espada y enterrarla en el cuerpo del impostor?
Ni las oportunidades ni las justificaciones ni el arrojo le faltan para vengar la muerte del padre, quien havenido a ordenárselo desde un más allá infernal, y a pesar de ello no lo hace, lo pospone cada vez para mejor ocasión, posterga hasta el momento en que, ya mortalmente tocado, asesina al tío traidor en medio de esa verdadera carnicería en que se convierte uno de los momentos finales y decisivos del drama. ¿Por qué, cómo explicar este entumecimiento de nuestro personaje?
Factores de orden social–como la dificultad de convencer al pueblo de la culpabilidad de Claudio– han argüido algunos, en una posición verdaderamente insostenible tan sólo por el hecho de que no aparece ni una sola vez como preocupación en los diálogos o monólogos de Hamlet.

Otros, como el mismo Goethe, aluden a determinantes psicológicos: Hamlet, como habría correspondido a un príncipe de Dinamarca en la época –nosrecuerda Goethe–, vivió un tiempo en Wittemberg, centro modelo de formación de los jóvenes alemanes, donde se daba una vigoroso entrenamiento al ejercicio más exhaustivo del pensamiento, a estudiar y analizar hasta el mínimo detalle todos los aspectos relacionados con un problema, con lo que, en muchos casos, se genera una inhibición a la acción, es decir, el proceso se queda en el ejercicio depensar, de desmenuzar todos los elementos del punto en cuestión, lo que impide pasar a los actos: una erotización del pensamiento, podríamos decir, que acapara todo el goce en juego. Hamlet sería, para Goethe, la acción paralizada por el pensamiento.

De cualquier manera, nuestro interés en este momento se dirige a la que podría constituir una tercera opción con respecto a las dos anteriores: lalectura psicoanalítica de Hamlet, la que se centraría en la acción misma, en las dificultades del acto criminal reivindicativo de Hamlet. ¿Qué es lo que hace difícil, si no imposible, la ejecución del acto?
Es Freud mismo quien aproxima por primera vez nociones psicoanalíticas al texto cumbre de Shakespeare y lo hace desde los inicios del Psicoanálisis en un pasaje de La interpretación de lossueños (Freud, 1900), dedicado al estudio de los sueños que giran en torno a la muerte de personas queridas. La relación del trabajo de Freud con diferentes piezas del arte universal es una constante a lo largo de toda su obra, lo que ha dado pie a numerosos trabajos sobre el sentido del nexo profundo Psicoanálisis-Arte, el cual, incluso, ha llevado a algunos a la afirmación de que se trata de unvínculo no aleatorio, sino de orden estructural, ineludible.

Aunque este escrito está inmerso en las coordenadas que trazan el psicoanálisis y el arte, no es su interés abordar la relación en sí, solamente suscribe, al respecto, la posición de Freud de que el psicoanálisis se ha servido del arte porque los grandes poetas dijeron antes que él –en otro tipo de escritura– lo que él vendría a decirnos.Hay dos dimensiones en las que podemos colocar y aquilatar lo dicho por Freud sobre Hamlet. Una de ellas remitiría a la interpretación que hace de Hamlet en términos del Edipo; esto es, no mata a Claudio porque en su inconsciente se identifica con él, ya que es quien habría realizado lo que aparece como su propio deseo inconsciente más quemante: el parricidio y el incesto materno. En...
tracking img