Psicologia juridica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1390 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los muertos no hablan Mario H. Concha Vergara Domingo, 27 de marzo de 2011
Es lamentable que dos policías de Investigaciones (Marcelo Morales, 38 y Karim Gallardo, 27) hayan caído abatidos por las balas traicioneras del ciudadano ítalo-chileno-estadounidense Ítalo Nolli, quien les asesinó por la espalda. Nolli, personaje siniestro sobre quien existían órdenes de aprehensión por diversosdelitos de grueso calibre, tales como robo de armas al Ejército, tráfico de armas, robo de metales,, y otros crímenes que se le adjudicaban tales como jefe de una banda de narcotraficantes.
Este individuo fue a los 24 años de edad voluntario-mercenario en la Guerra de Vietnam contratado por Estados Unidos. Estuvo tres años en Viet-Nam y según sus familiares más próximos “llegó completamentecambiado”. ¿Loco?...
Los psicólogos que describieron su personalidad, después de caer abatido por las balas policiales en el centro de Santiago, lo cual causó conmoción entre los santiaguinos, dijeron que este individuo era “frío, indolente, indiferente, y poco empático, aunque lo suficientemente inteligente para crear un plan lógico, casi sin fallas”# Me parece que la descripción de los psicoanalistasforenses es tan amplia como torpe. Podríamos encasillar en esa descripción a la mitad de los chilenos, comenzando por el Ministro del Interior Hinzpeter, quien dijo que matar a policías no era lo mismo que matar a civiles; es decir, para el Ministro, los policías son ciudadanos de primera y los otros somos de segunda o tercera: se nos puede asesinar impunemente como se hizo durante la dictadura dePinochet, tan admirada por el Ministro.
En algo en que estamos de acuerdo con los psicólogos forenses es que Nolli tenía una personalidad no muy frecuente en el mundo criminal. Claro, era el típico Rambo que durante la dictadura asesinaba personas impunemente y, ya se sabe, que Nolli habría trabajado para la siniestra CNI del gobierno militar, según rumores en la calle. Ya aparecerán sus víctimassi quedó alguna para hablar pues los muertos, como él, no hablan.
La prensa quiere desviar la atención del público en varios vértices: 1) Control der Armas, 2) Narcotráfico, 3) Robo de cobre. Todo eso, sin embargo, no justifica el accionar del delincuente quien no solamente mató a dos funcionarios de la Policía de investigaciones de Chile y dejó a media docena de ellos heridos pues elindividuo, portaba 4 pistolas Glock, con cargadores alargados, una metralleta y no se sabe cuantas más armas.
El control vehicular del cual fue objeto el maleante deja muchas interrogantes. Los policías muertos y los otros dos acompañantes heridos, a pesar de que tenía órdenes de captura, no lo conocían.
La orden de captura contra Nolli databa desde 1987 por parte de la Justicia Militar, por“almacenamiento de material de guerra”. Hace diez meses la orden había sido reactivada#. Ahora bien, todo el mundo sabía donde vivía el delincuente. Después de matar a los dos policías, y estando plenamente identificado pues en el lugar de los hechos estaba su cédula de identidad en el piso, al lado de uno de los cadáveres, la autoridad se demoró dos horas en llegar a su residencia. Él, había estado antesallí; es decir, justo después de los asesinatos. Allí recogió seis millones de pesos (unos 12.500 dólares) y más armas, según deducciones policiales por el gran arsenal encontrado en su camioneta.
Respecto a las órdenes de detención hay muchas interrogantes. Si se sabía de su paradero, con quién andaba, con quienes se reunía quien o quienes lo amparaban. Seguía siendo miembro de la tenebrosa CNI#que aún trabaja en las sombras y con mayor razón bajo el amparo, seguramente, de las nuevas autoridades?
Otra pregunta que se hace la gente común en la calle es ¿por qué no trataron de atraparlo vivo y pusieron en peligro la vida de decenas de transeúntes y comerciantes en una balacera en la cual se dispararon, según testigos centenares de balas a plena luz del día y en medio de cientos de...
tracking img