Psicomagia, alejandro jodorowsy

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 408 (101982 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 24 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
ALEJANDRO JODOROWSKY

LIBROS DEL TIEMPO

PSICOMAGIA

Ediciones Siruela

Índice
1.ª edición: marzo de 2004 2.ª edición: marzo de 2004 3.ª edición: mayo de 2004 Prólogo Alejandro Jodorowsky PSICOMAGIA

5

Psicomagia. Esbozos de una terapia pánica
Nota preliminar (Gilíes Farcet) El acto poético El acto teatral El acto onírico El acto mágico El acto psicomágico Algunos actospsicomágicos Breve epistolario psicomágico La imaginación al poder 12 17 27 43 50 80 90 95 111

Lecciones para mutantes
PREMIO NACIONAL A LA MEJOR LABOR EDITORIAL CULTURAL 2003

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sinpermiso previo del editor.

Nota preliminar (Javier Esteban) Llaves del alma La estela de la vida Puente invisible Visiones El arte de sanar Entender la vida

114 116 130 137 147 157 163

Curso acelerado de creatividad
Introducción Ejercicios de imaginación Técnicas de la imaginación Aplicaciones terapéuticas 168 174 186 189

En cubierta: Alejandro Jodorowsky, foto de © Chico de LuigiDiseño gráfico: Gloria Gauger © Alejandro Jodorowsky, 2004 © De la entrevista Lecciones para mutantes, Javier Esteban Guinea, 2004 © Del apéndice, Martín Bakero, 2004 © Ediciones Siruela, S. A., 2004 Plaza de Manuel Becerra, 15. «El Pabellón» 28028 Madrid. Tels.: 91 355 57 20 / 91 355 22 02 Telefax: 91 355 22 01 siruela@siruela.com www.siruela.com Printed and made in Spain

Apéndice. Lapsicomagia: poesía aplicada al tratamiento de la locura
Martín Bakero 193

Prólogo

Habiendo vivido muchos años en la capital de México tuve oportunidad de estudiar los métodos de aquellos a los que se les llama «brujos» o «curanderos». Son legiones. Cada barrio tiene el suyo. En pleno corazón de la ciudad se alza el gran mercado de Sonora, donde se venden exclusivamente productos mágicos: velas decolores, peces disecados en forma de diablo, imágenes de santos, plantas medicinales, jabones benditos, tarots, amuletos, esculturas en yeso de la Virgen de Guadalupe convertida en esqueleto, etc. En algunas trastiendas sumidas en la penumbra, mujeres con un triángulo pintado en la frente frotan con manojos de hierbas y agua bendita a quienes van a consultarles, y les practican «limpias» del cuerpoy del aura... Los médicos profesionales, hijos fieles de la Universidad, desprecian estas prácticas. Según ellos la medicina es una ciencia. Quisieran llegar a encontrar el remedio ideal, preciso, para cada enfermedad, tratando de no diferenciarse los unos de los otros. Desean que la medicina sea una, oficial, sin improvisaciones y aplicada a pacientes a los que se les trata sólo como cuerpos.Ninguno se propone curar el alma. Por el contrario, para los curanderos la medicina es un arte. Le es más fácil al inconsciente comprender el lenguaje onírico que el lenguaje racional. Desde cierto punto de vista, las enfermedades son sueños, mensajes que revelan problemas no resueltos. Los curanderos, con una gran creatividad, desarrollan técnicas personales, ceremonias, hechizos, extrañas medicinastales como lavativas de café con leche, infusiones de tornillos oxidados, compresas de puré de papas, píldoras de excremento animal o huevos de polilla. Algunos tienen más imaginación o talento que otros, pero todos, si se les consulta con fe, son útiles. Hablan al ser primitivo, supersticioso, que cada ciudadano lleva dentro. Viendo operar a estos terapeutas populares, que a menudo hacen pasarpor milagros trucos dignos de un gran prestidigitador, concebí la noción de «trampa sagrada». Para que lo extraordinario ocurra es necesario que el enfermo, admitiendo la existencia del milagro, crea firmemente que se puede curar. Para tener éxito, el brujo, en los primeros encuentros, se ve obligado a emplear trucos que convencen a aquél de que la realidad material obedece al espíritu. Una vez...
tracking img