Psicosis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2957 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
GIULIANA LLAMOJA: Asesinó a su madre de 65 puñaladas
Hilares, una joven de 18 años, asesinó salvajemente a su madre la noche del sábado luego de una agria discusión en su casa de San Juan de Miraflores. María del Carmen Hilares Martínez (47) murió desangrada luego de recibir 65 puñaladas en el cuerpo.

La matricida, quien ya está en manos del Ministerio Público, asegura que su madre la atacóprimero. Las discusiones entre ambas eran frecuentes. Llamoja es hija de un juez y estudiaba derecho en la Unifé. Previamente la joven habría intentado envenenarla.
Apuñaló 65 veces a su propia madre
Crónica. Horror en el cono sur. Tiene apenas 18 años, estudiaba Derecho en una universidad privada y es aficionada al baile. La noche del sábado, el rencor y la ira la impulsaron a tomar uncuchillo de cocina.

¿Qué gatillo activa el mecanismo de la violencia? ¿Qué se quiebra dentro de uno para ser capaz de matar a alguien, a su propia madre, por ejemplo? En un homicidio como este, cuando la ferocidad del ataque ha sido tanta, queremos aferrarnos a la tranquilidad de conocer el motivo: una manera mezquina de recuperar el orden. Quizá lo que más perturba en este caso es que todo pareceabsurdo, tanto como esas viejas tensiones familiares que ya ni recordamos cómo se iniciaron.
¿Has visto el rostro de Giuliana? Es bonita. Tiene cara de ángel. Si entras al Hi5 (un servicio de mensajería por Internet de moda entre los adolescentes), puedes ver su foto: tiene cara de ángel, insiste una vecina.

Desde temprano, hay un grupo de chiquillas sentadas en la vereda a unos pasos de la casadonde sucedió todo, en el número 155 de la calle Las Magnolias, urbanización Entel Perú, San Juan de Miraflores. Se nota que es un barrio tranquilo, con casas de dos o tres pisos, más o menos lujosas para un distrito pobre. Las chicas conocen desde hace tiempo a Giuliana Llamoja Hilares, pero quien les preocupa a estas alturas es su hermano Luis, de 17 años, uno menos que ella. Él y su hermanomenor, de 12, tan apegado a la mamá.

Un agente de la comisaría de la zona, que fue uno de los primeros en llegar a la escena del crimen, nos contó lo siguiente: Luis regresó de la calle aproximadamente un cuarto para las 11 de la noche, el sábado. Quiso entrar a la casa, pero no lograba abrir la puerta porque estaba trancada. Después de mucho insistir, abrió su hermana, envuelta en una toalla. Sehabía estado bañando.

El resto sucedió como entre sueños. El muchacho no tardó en notar el caos de la sala, de la cocina, el rastro de sangre. "Estuve discutiendo con mi mamá y se suicidó", le mintió Giuliana, quien había concluido el tercer ciclo de Derecho en la Unifé. Quién sabe cómo Luis consiguió llamar a los bomberos y a la policía.

El cadáver de María del Carmen Hilares Martínez(47) estaba en el baño, tendido boca a bajo. A un costado, los anteojos manchados y rotos de la víctima. Ella había recibido 65 puñaladas con un cuchillo de cocina. En el brazo, en el pecho, en la espalda, en la cabeza, en una oreja. Incluso tenía un largo corte en el cuello, a la altura de la yugular. Giuliana estaba llorosa, pero calmada. Cuando se hizo presente el fiscal para ordenar ellevantamiento del cuerpo, en horas de la madrugada, confesó.

No queda muy claro qué fue lo que ocurrió esa noche. En la casa de al lado, la música de una reunión familiar impedía escuchar mayor cosa. El papá -titular del Juzgado Civil 41 de Lima- se encontraba de viaje en Argentina, por motivos de trabajo, acompañado por el último de sus hijos. Los reporteros enviados a cubrir esta historia aquellamadrugada recogieron la versión de que la chica había intentado primero darle a la madre una bebida mezclada con raticida, pero que esta reconoció el veneno y lo arrojó al piso. Habría sido entonces que tomó el cuchillo.
Resentimiento

Mientras la detenida era interrogada en la División de Investigación Criminal (Divincri-Sur), el coronel Alfredo Acuña, jefe de la dependencia, aceptó darnos...
tracking img