Publicidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3342 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 21 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lejos de los exteriores del recinto penitenciario Tatiana y Nikol, que no hablaban ni se miraban para nada, caminaban perdidas acompañadas por un sol envolvedor y desafiante que las mojaba en chorros de sudor.
Ya era de tarde, un poco más de las quince horas, y la temperatura se encontraba en su más sublime expresión. Ninguna nube. Ni siquiera en los cerros más altos que casi besaban el cielo,se podía observar rastros de ella. El sol demostrando su preeminencia, él que antes fue Dios por esos y otros lugares, establecía a los huanuqueños a despojarse de la mayor cantidad de ropa que llevaban sobre el cuerpo. Melania y Tatiana no eran la excepción, pero ya no tenían mucho que quitarse, las ligeras prendas que cubrían sus bellos cuerpos eran lo único que tenían. En ambos casos, esa fuela única razón por la que tímidamente y con gestos de molestia las dos hermanas hicieron a su tiempo comentarios: “el calor está muy fuerte”. No obstante, por más de tres horas hasta que el sol se dispusiera a descansar, deambularon perdidas por las orillas del río Huallaga. Caminaron, sin darse cuenta, hasta el extremo oriente del pequeño valle por donde el río se perdía para internarse en laespesura de la naciente selva alta. Aún así, ninguna de las dos conversaba con la otra, eran como dos personas que caminaban por coincidencia en la misma ruta, eran como extrañas pero algo más allá de su consaguinidad las ataba, el destino. Cada una estaba internada en su propio mundo; mientras que en la mayor de las hermanas nacía una perpetua indiferencia hacia su padre, en la menor se confabulabansentimientos de confusión y resignación. Lo único claro en ambas es que se hacían a la idea de que probablemente jamás volverían a ver a quien les había dado la vida.
Luego de vagar por largo tiempo, la menor de las hermanas, Melania, se acordó de sus dos hermanos menores y se dispuso a regresar a casa. Tatiana no se opuso, pero tampoco mostró signos de querer retornar pronto al cuarto de labella Melania. Se habían alejado tanto de la ciudad, que por esos tiempos no alcanzaba más allá de diez cuadras para cada extremo desde la plaza principal, que aceleraron sus pasos en busca de una mototaxi. Lo consiguieron y pronto estaban ya sentadas una frente a la otra en la vieja mesa de la habitación, en la que por la mañana las bellas hermanas habían dialogado entusiasmadas, preparándose paravisitar a su padre.
Esa noche no se hablaron para nada, mantuvieron su compromiso implícito de no reclamarse nada. Antes de dormir Melania compró comida de una de sus vecinas y dejó que sus hermanos menores saciaran su hambre. Los niños tampoco hablaron más allá de lo necesario, comprendían el difícil momento que atravesaban sus dos hermanas mayores. No tenían sino dos camas. Los cuatro seacomodaron como pudieron y luego de un largo silencio lograron quedarse profundamente dormidos.
Al día siguiente todo sería diferente, por lo menos las hermanas renunciaron a su silencio. Tatiana se levantó muy temprano. Entre sus cosas había traído un par de zapatillas, una sudadera y un buzo deportivo muy ligero. Se quitó la ropa que llevaba, para cambiarse, y salió a trotar por los alrededores delbarrio. Era muy temprano, como las cinco de la mañana, aún era de noche pero se dejaba escuchar los cantos de un simpático gallo de corral. Melania y los dos niños seguían durmiendo. Esa noche Melania había soñado a Dios. En su sueño no existía dolor ni malos augurios, no se sabía de otra cosa que no fuera felicidad y alegría. Había conversado con Dios y él le había propuesto nunca más sufrir; ellano le había reprochado y prometió jamás sufrir. Su sueño era tan raro porque repentinamente el Dios generoso que había conocido se torno miserable y perverso. Ese mismo Dios que la había consolado y había hecho prometer que nunca sufriría y lloraría la tomó de los cabellos y la lanzó hacía un caserón plagado de mierda e insectos extraños. Aún así, entre la confusión, en ese mismo sueño, Melania...
tracking img