Publo de anecuilco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2106 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El pequeño pueblo de Anenecuilco, enclavado en el corazón del paraíso perdido,aparece ya en el Códice Mendocino como tributario de los aztecas. Su traduccióndel náhuatl es «lugar donde el agua se arremolina». Luego de la Conquista, en1579 el pueblo se ve forzado a defender -y lo hace con éxito- su condición de«cabecera de por si» frente al Marquesado del Valle, que pretende incorporarlo aotrascabeceras o compelerlo a trabajar en obras ajenas a su jurisdicción. Laidentidad del pueblo se ve amenazada de nueva cuenta en 1603 cuando lasautoridades buscan congregar a su población, junto a la de otros dos pueblosvecinos, en la villa de Cuautla. Los dos pueblos Ahuahuepan y Olintepec, cedenante la presión y desaparecen. Anenecuilco sobrevive.8 En 1607, el virrey Luis deVelasco le concede mercedde tierras, pero ese mismo año se la quitan para laconstitución de la hacienda del Hospital.Durante el siglo xvil y parte del XVIII, el pueblo vivió de milagro En 1746 locomponían 20 familias que defendían su fundo legal de un acoso triple: lashaciendas de Cuahuixtia, del Hospital y Mapaztlan En 1798 el pueblo pide tierras yse opone al acuerdo de la Real Audiencia en favor del hacendado Abad,deCuahuixtla. Al final del siglo su población ha crecido: el censo de 1799 registra 32familias indias «con todo y gobernador». Un testigo de la época asienta en 1808que los indios de Anenecuilco -entre los que aparece el apellido Zapata-«arrendaban las haciendas del Hospital por no serles suficientes las suyas». Esemismo año se ventila una diligencia entre Anenecuilco y la hacienda de Mapaztlánen laque los representantes de ésta sostienen una declaración reveladora delrencoroso desdén hacia el pueblo:«La población verdadera de Anenecuilco había venido en decadencia, de muchosaños a esa fecha, de manera que no llegaban a treinta las familias de indiosoriginarios del lugar. Que por esa razón no tiénen utensilios ni paramentossagrados, por lo que cuando celebran misa los piden prestados almayordomo delseñor del pueblo, don Fernando Medina, colector de la limosna, quien los ha hechocon la ayuda de los rancheros de Mapaztlán y los presta y los guarda según esnecesario. Que las tierras que aún tienen los de Anenecuilco son muysuperabundantes en relación con las que gozan otros pueblos compuestos de cien omás familias, y que por lo tanto las cultivan dejando muchas vacías yarrendandootras. Que permitiéndoseles salir a los indios de la atarjea de cal y canto paraentrar en tierras de la hacienda, causarían un enormísimo daño perjudicando laslabores de caña, y robándosela según acostumbran, por lo que se tiene que pagarun peón constantemente para ahuyentar los ganados y cerdos. Que del cortopedazo de tierra que tomarían dentro de la hacienda apenas podrían sacar diez odoce pesos derenta anual o dos fanegas de sembradura de maíz, perjudicando encambio a la hacienda grandemente.Que la atarjea de la hacienda es hecha a mucho costo y que no podría mudarse porno permitirlo la situación de las aguas necesarias para las sementeras. Que lamayor parte de las tierras de que goza Anenecuilco se las dio la hacienda cuandose erigió este pueblo, en principios del siglo próximo pasado. Queen aquel tiempo,quedaron deslindadas las tierras de la citada hacienda en la conformidad en que sehallan, y según la cual se hizo la atarjea sin contradicción de parte de los indios.Que por todo lo expuesto los indios no se mueven ni se moverían si no mediaraalgún secreto impulso, puesto que no tienen necesidad de pedir tierras, ya quegozan de grandes ventajas respecto de otros infinitos pueblos,lo cual indica quelos indios litigan por sugestión de algún enemigo de la hacienda».

Por su parte, los indios de Anenecuilco revelan que la querella con las haciendas estanto un asunto de tierras como de dignidad: quieren ver las resultas del pleito«aunque tuvieran que ceder las tierras que debían reintegrarles las haciendas delHospital y Cuahuixtla».9La era colonial terminó sin que...
tracking img