Putas asesinas completo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 287 (71692 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
PUTAS ASESINAS
Roberto Bolaño

PUTAS ASESINAS

INDICE
EL OJO SILVA................................................................................................5 GÓMEZ PALACIO.......................................................................................19 ÚLTIMOS ATARDECERES EN LA TIERRA.............................................28 DÍAS DE1978...............................................................................................53 VAGABUNDO EN FRANCIA Y BÉLGICA...............................................67 PREFIGURACIÓN DE LALO CURA.........................................................82 PUTAS ASESINAS.......................................................................................97 ELRETORNO.............................................................................................112 BUBA..........................................................................................................128 DENTISTA..................................................................................................153 FOTOS.........................................................................................................174 CARNET DEBAILE..................................................................................183 ENCUENTRO CON ENRIQUE LIHN......................................................192

2

PUTAS ASESINAS

para Alexandra Bolaño y Lautaro Bolaño, por las lecciones de vértigo para Alexandra Edwards y Marcial CortésMonroy, por la amistad

3

PUTAS ASESINAS

La demanda acabará en risas y tú te irás libre decargos. HORACIO

4

PUTAS ASESINAS

EL OJO SILVA

para Rodrigo Pinto y María y Andrés Braithwaite Lo que son las cosas, Mauricio Silva, llamado el Ojo, siempre intentó escapar de la violencia aun a riesgo de ser considerado un cobarde, pero de la violencia, de la verdadera violencia, no se puede escapar, al menos no nosotros, los nacidos en Latinoamérica en la década de los cincuenta, losque rondábamos los veinte años cuando murió Salvador Allende. El caso del Ojo es paradigmático y ejemplar y tal vez no sea ocioso volver a recordarlo, sobre todo cuando ya han pasado tantos años. En enero de 1974, cuatro meses después del golpe de Estado, el Ojo Silva se marchó de Chile. Primero estuvo en Buenos Aires, luego los malos vientos que soplaban en la vecina república lo llevaron aMéxico, en donde vivió un par de años y en donde lo conocí. No era como la mayoría de los chilenos que por entonces vivían en el DF: no se vanagloriaba de haber participado en una resistencia más fantasmal que real, no frecuentaba los círculos de exiliados. Nos hicimos amigos y solíamos encontrarnos una vez a la semana, por lo menos, en el café La Habana, de Bucareli, o en mi casa de la calleVersalles, en donde yo vivía con mi madre y con mi hermana. Los primeros meses el Ojo Silva sobrevivió a base de tareas esporádicas y precarias, luego consiguió trabajo como fotógrafo de

5

PUTAS ASESINAS

un periódico del DF. No recuerdo qué periódico era, tal vez El Sol, si alguna vez existió en México un periódico de ese nombre, tal vez El Universal, yo hubiera preferido que fuera El Nacional,cuyo suplemento cultural dirigía el viejo poeta español Juan Rejano, pero en El Nacional no fue porque yo trabajé allí y nunca vi al Ojo en la redacción. Pero trabajó en un periódico mexicano, de eso no me cabe la menor duda, y su situación económica mejoró, al principio imperceptiblemente, porque el Ojo se había acostumbrado a vivir de forma espartana, pero si uno afinaba la mirada podía apreciarseñales inequívocas que hablaban de un repunte económico. Los primeros meses en el DF, por ejemplo, lo recuerdo vestido con sudaderas. Los últimos ya se había comprado un par de camisas e incluso una vez lo vi con corbata, una prenda que nosotros, es decir mis amigos poetas y yo, no usábamos nunca. De hecho, el único personaje encorbatado que alguna vez se sentó a nuestra mesa del café La...
tracking img