Pyroyest de inversion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3333 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Muy pocas personas ingieren hoy día la cantidad de agua que el organismo necesita para su correcto funcionamiento. Se trata de un elemento vital que no puede sustituirse con zumos, refrescos, colas, sodas, horchata, cerveza, vino, café, té o cualquier otra bebida. El agua no tiene sustitutivos válidos. Y el cuerpo necesita un mínimo de dos litros para realizar todas sus funciones corporales. Noingerirlos puede ser, de hecho, la causa de numerosas dolencias. El dato lo adelantamos ya en un reportaje anterior; en esta ocasión profundizamos en el asunto y explicamos por qué la falta de agua es causa de tantas enfermedades.

INTENTANDO CAMBIAR EL PARADIGMA MÉDICO
A partir de entonces este notable médico iraní dedicaría los siguientes años a investigar el papel que juega el agua -y, sobretodo, su carencia- en los distintos trastornos del metabolismo del cuerpo. Y a explicar a sus colegas sus descubrimientos para que supiesen que el origen de muchas
Enfermedades no es otro que una deshidratación crónica del cuerpo, es decir, una insuficiente ingesta del agua que el organismo requiere diariamente. Encontrándose -como tantos
Otros colegas que en su momento rompieron también losesquemas de lo establecido- con el escepticismo, la incomprensión e, incluso, el desprecio. Actitudes que caracterizan a los ignorantes... y a quienes, sabiendo que lo se dice es cierto, procuran que la información no se difunda para que no merme los multimillonarios ingresos de todos esos fármacos paliativos que, aunque no curan nada, abarrotan las estanterías de las farmacias de todo el mundo.Él mismo lo narra en el prefacio de su libro Su cuerpo reclama agua a gritos en el que denuncia además que la estructura sanitaria actual sólo busca vender productos que los médicos saben que no curan nada y que recetan sólo porque se les ha hecho creer que no se puede hacer otra cosa y no hay solución para muchas de las enfermedades que tratan, la mayoría catalogadas por la Medicina de "etiología-o causa- desconocida". A fin de cuentas, los grandes laboratorios
farmacéuticos sólo investigan lo que puede producir beneficios... pero sin resolver la enfermedad. Porque toda enfermedad para la que se encuentra cura es una enfermedad que deja de producir beneficios a la industria farmacéutica. Y ésta lo que busca no es sanar a la gente sino ganar dinero con las enfermedades vendiendopaliativos.

Que una verdad tan simple no la entienda aún la gente -o no la crea- demuestra la fuerza de la propaganda y la publicidad. Lo que es posible por el silencio cómplice de los grandes medios
de comunicación. No es el caso de Batmanghelidj , desde luego, que también denuncia lo que en esta revista hemos dicho tantas veces: las facultades y escuelas de Medicina y los sistemas sanitarios de losprincipales países del mundo están manejados -unas veces abiertamente, sin disimulo, y otras de forma más discreta, desde la trastienda- por quienes controlan la industria
farmacéutica (que son los mismos que controlan la industria petroquímica y la armamentística). ¿Se empezará pronto a indagar sobre el alquiler de conciencias individuales e, incluso, la financiación de algunos partidos políticosen todo el mundo?

Batmanghelidj denuncia además la actitud -y la ignorancia médica- de la mayor parte de sus compañeros de profesión que terminan optando -dice- por "incorporarse al negocio". Y, sobre todo, la de los responsables de las principales instituciones sanitarias internacionales, especialmente las norteamericanas. De hecho, este médico desencantado de la mediocridad mental con que seha encontrado en su deambular cuenta en el libro algunas de sus peripecias en ese sentido y cómo tanto la Asociación Médica Americana (AMA) como el National Institutes of Health (NIH) norteamericano decidían no aceptar siquiera un diálogo para valorar la veracidad de sus afirmaciones. Siendo una de las excusas para no entrar a debatir la cuestión que no había dinero para valorar si el agua...
tracking img