¿Qué hace la desdicha?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5204 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 19 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿Qué hace la desdicha?

La interrogante sobre, ¿Qué hace la desdicha? Es una incógnita que a simple vista, carece de complejidad, sin embargo al estudiar la postura de autores como lo son Bertrand Russell, nos demuestran que no hay sondeos confiables, que nos den a conocer, en que lapso de tiempo las personas somos más infelices, y que nos produce esa infelicidad, tan subjetiva por lo demás.Ya que lo que nos hace felices a nosotros, quizás para demás personas es, la causa de su desdicha.
En esta ocasión nos abocamos a la visión del autor ya mencionado, B. Russell, para acercarnos al fenómeno, que se está volviendo tan común en nuestra sociedad, y que es la desdicha o la infelicidad.
Entre sus grandes obras encontramos, “La conquista de la felicidad”. Esta nos habla y nos orientaacerca del porque de la desdicha.
En su libro, destaca, primeramente las causas de la infelicidad.
Ellas son: La envidia, la competencia, el aburrimiento, la mala conciencia o el miedo a la opinión pública.
Sin embargo, también determina, las causas de la felicidad. Entre ellas encontramos: el afecto, la familia, el trabajo contrapartida a su Elogio de la ociosidad, el esfuerzo o laresignación.
El autor, comienza su libro enfatizando que los animales son felices cuando tienen salud y comida suficiente, a diferencia de lo que parece que sucede con las personas. El hace referencia a la ansiedad, la preocupación, y la angustia en la cara de la gente. La causa de este malestar es, según él, las ideas erróneas, (esas ideas que a veces pasan por nuestra mente, de que todo lo malo nossucede solo a nosotros) y (el pensar que nuestros problemas, por muy pequeños que sean, los hacemos enormes. Sin embargo, comparados con realidades verdaderamente desastrosas, no nos damos cuenta, de que nuestra desdicha, es absolutamente absurda. Además, los hábitos de vida equivocados conducen a la destrucción del deseo, de la felicidad natural de la que deberían disfrutar tanto hombres comoanimales. No obstante, Russell, también sostiene que hay una serie de “causas externas”, que influyen en nuestros estados anímicos, como la guerra, la educación en el miedo o la explotación económica. Estos factores, de una u otra manera imposibilitan gozar de la vida. Esta observación hay que tenerla siempre presente, ya que a pesar de que esta obra esté dedicada a comentar las “causas internas” de lafelicidad, Russell no olvida que nuestro tiempo está caracterizado por una serie de azotes de carácter colectivo que cierran el paso al bienestar: “Es evidente que las causas psicológicas de la infelicidad son muchas y variadas. Pero todas tienen algo en común. El hombre típicamente desgraciado es aquel que, habiendo sido privado en su juventud de alguna satisfacción normal, ha llegado a valorarunas satisfacciones más que otras y, por tanto, ha dado a su vida una dirección única, y ha puesto un énfasis exagerado en el éxito, y ha alejado las actividades que lo pueden impedir.”

En nuestra opinión, todo está determinado por el índice de felicidad que poseemos"
Ese índice aumenta o disminuye en función de los estímulos externos e internos. No sólo la música, puede levantarnos el ánimoen un momento determinado, también el sol cuando nos acompaña cada mañana a trabajar, la sonrisa de una amiga cuando no nos vemos hace tiempo. Todo lo que nos rodea influye en nuestro estado de ánimo y nos moldea el carácter. A unos nos afecta más, a otros menos, depende de lo que nos dejemos influenciar.

En el segundo capitulo de su libro, el autor propone lo que llamó, “desgracia byroniana”,el orgullo del infortunio. Esto lo asimilamos, con culparnos de nuestra mala suerte y nuestro destino, debido a las malas rachas. Según Byron, los que creen esto son positivamente desgraciados, y no se sienten orgullosos de su infortunio, más lo atribuyen a la naturaleza del universo y consideran que su vida no vale la pena. Lo que es el colmo de lo absurdo. Los que atribuyen su desdicha a...
tracking img