Qué significa ser estudiante de ciencias de la comunicación?

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1143 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Ser estudiante de Ciencias de la Comunicación.

En su más simple y sencilla definición, libre de connotaciones, un comunicador es cualquier persona. Desde un bebé que gime y llora, hasta el mismísimo premio nobel, Vargas Llosa. Ahora, dentro de la connotación común en la actualidad, un comunicador es una persona que trabaja en los medios de comunicación, es decir, una persona con actividadpública. Lo que yo quiero que quede claro es que un comunicólogo es algo diferente. Ser estudiante de la carrera de Ciencias de la Comunicación no implica sólo ser un hombre o mujer más en el mundo. Nosotros estamos aquí para aprender, asimilar, juntar conocimientos y entender a nuestra sociedad.
Un estudiante de Ciencias de la Comunicación existe para, a través de su plataforma, que se ha formadocon sus conocimientos, con lo aprendido a lo largo del tiempo, y con el calor y el apoyo que le ha brindado su escuela, concientizar a la gente y tratarla como lo que son: seres humanos. Un comunicólogo sirve para que los hombres y mujeres que tienen otras profesiones sepan las circunstancias del mundo en el que viven, para que sepan que no sólo son un granito de arena más, para que entiendan queallá afuera hay seres humanos que piensan igual, que tienen miedo, que están inconformes, que sienten lo mismo que ellos. En fin, que tienen aspiraciones, sueños y sentimientos.
La comunicación se relaciona con todo, pero más que nada con la historia, pues es ella quien evoluciona la comunicación. La historia no es sólo un periodo de tiempo, es nosotros. Nosotros somos la historia, nosotros laconstruimos. Yo, personalmente, la siento como un todo: ella nos define, nos da nuestras circunstancias, nos enfrenta a nuevos monstruos y a la vez nos enseña a derrotarlos. Sin la historia, o el conocimiento previo de nuestra sociedad, todos nos convertimos en unos verdaderos idiotas, que se caracterizan por cometer siempre los mismos errores y no tener conciencia social. Para mí, los verdaderosidiotas son los que no se interesan ni por la realidad nacional ni por la mundial, son los que no hacen nada para cambiar las circunstancias injustas que los rodean, los que se conforman con lo menos que les den. Tristemente confieso que ese es precisamente el problema de nuestro querido pueblo mexicano: no tiene memoria histórica, siempre olvida y perdona las tragedias e injusticias. Obviamente estodesemboca en no saber cómo impedirlas en el futuro.
Si bien nos ilustraron los clásicos pensadores políticos como Platón, Aristóteles, Maquiavelo, Locke, Rousseau, Montesquieu y Marx, ¿por qué seguimos en un mundo al revés? ¿Por qué las leyes están hechas para unos cuantos nada más? ¿Por qué muchos sufren y pocos se ríen con frivolidad? ¿Es acaso la ambición, la codicia, o la indiferencia lo quenos maneja? Creo saber lo que pasa: nuestro pueblo está enajenado. Está enajenado por los comerciales, los partidos de fútbol, béisbol y fútbol americano, –a los que veo como grandes negocios que juegan con la pasión por el deporte de la gente– o peor, por telenovelas y reality shows. Sin embargo, lo que a mi parecer es lo que más nos enajena son las falsas noticias de los medios de comunicaciónmasivos. Quieren que seamos borregos, consumidores y zombies sin cerebro que sólo aspiran a comprar más cosas que no necesitan, a buscar la fama a como dé lugar, y a buscar pequeñeces que nos hagan sentir mejor momentáneamente. Esos medios de comunicación no quieren que pensemos, dicen ser nuestra voz, pero en realidad son la voz de unos cuantos.
El otro día me atreví, como jamás o había hecho, aentrar a una clase a la que no pertenezco, a entrar a un salón de desconocidos, de personas más viejas y con más experiencia, que deberían de ser más conscientes e inteligentes que yo y que cualquiera que sea de primer semestre. No se imaginan la sorpresa que me llevé… No supe si reír o llorar, si esperanzarme por las generaciones que vienen o si destinarlas al infierno de la ignorancia y la...
tracking img