Que es un ensayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1586 palabras )
  • Descarga(s) : 6
  • Publicado : 1 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Libro nº I

Este libro comienza con palabras propias del autor, en las cuales hace refe-rencia al tipo de poesía que solía escribir anteriormente, que era un tipo de poesía pastoril, poniéndola en contraposición con el tema a tratar en esta obra que es la epopeya de Eneas, hace referencia a los padecimientos que este afronto hasta llegar a edificar la ciudad de Roma. También hace unadescripción de la ciudad de Cartago, diciendo que era una ciudad guerrera y que la mismísima Juno habitaba allí, esta ciudad se encontraba frente a Italia.

*Yo aquel que en otro tiempo modulé cantares al son de la leve avena, y dejando luego las selvas, obligué a los vecinos campos a que obedeciesen al labrador, aunque avariento, obra grata a los agricultores, ahora canto las terribles armas de Marte yel varón que, huyendo de las riberas de Troya por el rigor de los hados, pisó el primero la Italia y las costas Lavinias. Largo tiempo anduvo errante por tierra y por mar, arrastrado a impulso de los dioses, por el furor de la rencorosa Juno. Mucho padeció en la guerra antes de que lograse edificar la gran ciudad y llevar a sus dioses al Lacio, de donde vienen el linaje latino y los senadoresAlbanos, y las murallas de la soberbia Roma.

El autor hace una breve descripción del pueblo troyano y de su ubicación; cuenta también sobre los griegos que invaden Troya, provocando que los troyanos dejen su lugar de origen, lanzándose a navegar.
Es así como naves troyanas atravesando el Mar de Sicilia son llevadas a las costas africanas a raíz de una violenta tormenta que les envía la diosaJuno. Venus intercede ante los dioses y habla con Júpiter quien le da garantías acerca del futuro de Eneas y le dice que se cumplirán todos los planes que estaban establecidos para el futuro de Eneas, le dice a Venus que se queda-ra tranquila. Eneas no sabia al momento de pisar tierra donde se encontraba y es en ese preciso momento donde se aparece su madre, vestida de cazado-ra y le informa que seencuentra en la tierra de la fenicia Dido, ahora reina de Cartago. Entra Eneas a esa ciudad junto con Acates rodeados por una nube que les oculta y que pueden así contemplarla sin que los demás los vieran. Asisten también al relato de Ilioneo que se ha presentado frente a la reina con varios de sus compañeros troyanos y Eneas envía a Acates en busca de Ascanio y de regalos para Dido, después desalir de la nube y mostrarse ante la vista de todos. Dido le da hospedaje a los troyanos y ase-gura darles el mismo trato que a los ciudadanos de su tierra. Venus no esta-ba demasiado segura y temía que Dido fuera influenciada por Juno o algu-no de los otros dioses y se pusiera en contra de Eneas, para asegurarse de que esto no pasara, toma la decisión de decirle a Cupido que suplante al hijo deEneas y tomara su aspecto y así en el momento que la reina lo sen-tara sobre regazo, por la ternura el niño provocaba, la reina inflame de amor hacia Eneas y no se volviera su enemiga.
La reina ofrece un banquete a sus huéspedes y pide a Eneas que cuente sus aventuras.

A continuación pequeños fragmentos que denotan lo anteriormente men-cionado:

* Largo tiempo anduvo errante por tierra y pormar, arrastrado a impulso de los dioses, por el furor de la rencorosa Juno. Mucho padeció en la guerra antes de que lograse edificar la gran ciudad y llevar a sus dioses al Lacio…

* Temerosa de esto, y recordando la hija de Saturno aquella antigua guerra que ella la primera suscitó a Troya por sus amados Griegos, tenía también presentes en su ánimo las causas de su enojo y sus crudosresentimientos.

….. Venus, en extremo triste y, arrasados los ojos de lágrimas, le habló de esta manera: “¡Oh, tú, que riges los destinos de los hombres…. Me habías prometido que de ellos, andando los años, saldrían los romanos, guías del mundo, descendencia de la sangre de Teucro, los cuales dominarían el mar y la tierra con soberano imperio… Depón el miedo, ¡oh Citerea! ; inmotos perseveran para...
tracking img