Que pasa con la inmigracion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2727 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
¿QUE PASA CON LOS DERECHOS DE LOS
INMIGRANTES?

Inmigración y derechos humanos.

El fenómeno de las migraciones no es en absoluto un fenómeno nuevo, ni especial en
la historia de la humanidad. Procesos migratorios han existido siempre, y en ellos han
estado implicados personas y gentes de todas las partes del planeta e, igualmente, han
afectado a todas lasculturas y civilizaciones. Es más, gracias a las migraciones se han
producido flujos de intercambio cultural entre las diferentes sociedades. De esta manera, las migraciones han acelerado los procesos de mestizaje cultural y social, así como han sido importantes instrumentos de progreso de la humanidad. Paradójicamente, el actual proceso migratorio suscita dudas y genera no pocas controversias. Elfenómeno de la inmigración es, de hecho, una cuestión central en la agenda política en muchos países, entre ellos los europeos. Europa ha sido el centro de diferentes procesos migratorios a lo largo de su historia siendo en ellos tanto un área de emisión como de recepción. En la actualidad, lo es sobre todo de recepción. En puridad, así pues, con ese bagaje histórico, no debería extrañar que el viejocontinente sea objeto de atracción por quienes viven en otras latitudes, ni, a la vista de esta realidad, debieran producirse sentimientos de inseguridad, de miedo, ni mucho menos debieran surgir, como así ha sido, movimientos y opiniones xenófobas.

Cierto es que los movimientos migratorios en la actualidad tienen unos rasgos que, como fenómeno social, lo caracterizan y lo diferencian de oleadasanteriores, como son el incremento de inmigrantes, la ampliación de las redes migratorias y la diversificación de los tipos migratorios (Blanco 2000: 46). En efecto, los procesos migratorios se han vuelto globales en la medida en que ha aumentado el número de desplazamientos y en que se han incorporado al mismo nuevas áreas geográficas. Estos rasgos hacen que las migraciones en la actualidadtengan una difusión y una proyección como nunca antes habían tenido y que su repercusión social y política alcance cotas impensadas hasta hace poco. Ahora bien, esta centralidad en la vida pública de las sociedades desarrolladas obedece en buena medida a que, junto a los elementos señalados, los flujos migratorios en la era de la mundialización están relacionados con un aspecto novedoso. Me refiero ala obsesión securitaria que atraviesa nuestras sociedades que se ha visto, además, alimentado por los acontecimientos del 11 de septiembre en Nueva York y también por la reacción de nuestros gobernantes. Hoy por hoy, las migraciones son descritas y analizadas como un problema que afecta a la seguridad de los Estados y de ahí que las respuestas lo sean también en clave policial. La inmigración, losinmigrantes son vistos como un peligro que atenta al orden y al bienestar de las sociedades desarrolladas, en lugar de una oportunidad más. Los gobernantes, los representantes empresariales y los medios de comunicación no hacen nada más que propagar este sencillo mensaje, así como promover medidas de corte penal y policial sin entrar a analizar las causas más profundas, ni a esbozar respuestas máscomplejas. Pues bien, son muchos los especialistas, entre los que me encuentro, que hace tiempo denunciamos que la obsesión securitaria no es la premisa adecuada para tratar el fenómeno de la inmigración y que las fórmulas que de ella se derivan comportan no pocos riesgos de los que debemos ser conscientes. No me referiré ahora al riesgo de enfrentamiento social, al fácil flirteo con sentimientosxenófobos y racistas, o a la justificación de la explotación laboral que encubren ciertas opiniones y medidas legales. Una de las consecuencias más preocupantes de las vigentes políticas sobre la inmigración es que está en juego la credibilidad nuestras categorías jurídico-políticas básicas, como son la universalización de los derechos humanos, el Estado de Derecho y la democracia. Y no parece...
tracking img