Que vivan las mujeres

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1179 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
¡Qué vivan las mujeres!
Ma. Asunción del Río

Chicha me dejó esta semana; necesitaba ferozmente el trabajo para sostener su casa y a sus diez hijos, dos de los cuales están en la cárcel. Ella provee el alimento (demasiado poco para diez), la ropa (usada y dada, no faltaba más) y los gastos, incluyendo el del abogado, apremiante cada semana, pero que a lo mejor un día de estos logra conmutarla sentencia de uno de los muchachos. Sin embargo, tuvo que dejar el trabajo porque a su marido no le gusta que llegue tarde a la casa, pues “nada más ella sabe dónde anda y haciendo qué”. Cuando pasaban de las 4.00 le entraba la angustia –vive en un rancho y hace más de una hora de camino–: ¿cómo explicarle a su señor, cómo hacerle entender que sale temprano pero a veces el camión se tarda, o quetuvo que ir al CERESO, o que la citaron en la escuela porque su hija adolescente anda metida en problemas, o que fue a llevarle unos centavos al licenciado, o a recoger una ropita que le tenía su antigua patrona? ¿Cómo convencerlo de que no anda haciendo nada malo, sino esos quehaceres interminables que les permiten sobrevivir a pesar de la inmovilidad del jefe de familia, demasiado orgullosopara aguantar que lo manden y más para que su mujer ande de loca todo el día en la calle…? Ésta es una historia común, que se repite una y otra vez en una sociedad que ha sobajada, explotado y desconocido a la mujer por generaciones y en la que, por más logros que se reporten, todavía son demasiado pocos contrastados con los vicios que repercuten en contra del tan absurdamente llamado sexo débil.Antier se conmemoró el Día Internacional de la Mujer que, más que un festejo o celebración, representa el recordatorio –para nosotras y para ellos– de que, aunque sin duda somos los engranajes que mueven las ruedas del mundo, todavía nos hace falta mucha atención, todavía hay demasiadas cuentas pendientes entre nosotras y las estructuras sociales, políticas y religiosas gobernadas por los varones,dentro de las cuales seguimos ocupando puestos secundarios y somos tratadas como seres inferiores.
Capaces y capacitadas para desempeñar las mismas labores que los hombres (a las que se agregan todas las domésticas y maternales que ellos no pueden siquiera imaginar), en México, por trabajos idénticos en responsabilidad y frecuentemente superiores en calidad, las mujeres reciben un salario almenos 20% más bajo que el de los hombres. Los contratos laborales castigan no sólo la remuneración femenina, sino prestaciones y toda clase de privilegios, llegando al colmo de condicionar o negar la contratación en casos de gravidez, no por proteger a la madre y a su vástago, sino por las incomodidades que la situación provocará a la empresa y la incapacidad de rigor que habrá de requerir laempleada. ¡Como si la espera de un hijo no fuese suficiente estímulo para el trabajo de miles de mujeres que, bien lo saben, serán depositarias de la maternidad, la crianza, el sostenimiento, la educación y todo lo que devenga al alumbramiento de esa criatura procreada entre dos!
Fuera del ámbito laboral que muestra tantas injusticias respecto a nuestro sexo, las mujeres padecemos una discriminaciónsistemática en muchos aspectos de la vida, llámese educación, economía, desarrollo, liderazgo, credibilidad, derecho. Por ejemplo, sin importar lo que digan a la letra, en la práctica las leyes no nos protegen igual, pues de hacerlo no se prolongarían por meses y años los casos de asesinatos, violaciones y maltratos intra y extrafamiliares, que se hacen viejos llenando los archivos de juzgados ytribunales en espera de resolución, y que no parecen inquietar mayormente a los ejecutores de la ley, en su mayoría varones. O lo que es peor, cuando caen en manos de funcionarias, éstas mismas los relegan para atender cuestiones más importantes (?) y menos femeninas. Hay poca solidaridad entre las mujeres que tienen poder: parecen marcadas por un complejo de inferioridad sexual que las lleva a...
tracking img